Intervención de Emilio Pérez Touriño en los Desayunos del Foro

El Presidente de la Xunta y candidato a la reelección expone en Madrid las prioridades de su Programa

04/02/2009

Señor presidente de Europa Press,

autoridades,

estimados amigos y amigas:

Mis primeras palabras tienen que ser, necesariamente, de agradecimiento a la agencia Europa Press y a su presidente por brindarme la oportunidad de participar en este foro en vísperas electorales.

Agradecimiento no sólo por invitarme a ocupar esta tribuna y compartir con ustedes reflexión y diálogo, sino también por haber convocado a los tres líderes de las principales fuerzas políticas gallegas, porque ese hecho demuestra interés por los asuntos de nuestra tierra. Gracias, amigo Asís. Y gracias a todos ustedes por acudir a la llamada de Galicia.

Concluye para los gallegos una legislatura en la que iniciamos un proceso de renovación y cambio. Cuatro años después, los ciudadanos de mi tierra saben que otra Galicia es posible. Que tenemos motivos para confiar en el país, en la vitalidad de nuestra sociedad, y que tenemos voluntad y coraje para construír un país mejor.

Respaldado por el aval de los hechos, quiero proponerles a todos los gallegos tres grandes objetivos para los próximos años. Y el firme compromiso, si me renuevan su confianza, de dedicar todo mi esfuerzo, todo mi trabajo, a conquistar esos objetivos.

Puedo asegurarles que todas las medidas que figuran en el programa socialista, y todas las políticas del Gobierno que yo presida, giran en torno a esos tres ejes de actuación.

Convocar a la unidad contra la crisis. Continuar el cambio. Dar fuerza a Galicia. Esas son las propuestas. Ese es el compromiso que quiero sellar con todos los hombres y mujeres de mi tierra. Con la humildad de quien reconoce sus limitaciones. Pero con la firmeza de quien cumple la palabra dada.

Sabemos que la crisis que atravesamos es profunda. Asistimos a la primera crisis global de la economía global. Una sacudida en los cimientos del sistema neoliberal cuyas ondas sorprendieron a todos por su inusitada velocidad de propagación y por su virulencia.

Sabemos que, en el contexto del laissez faire, del “todo vale”, la crisis es también el resultado del egoísmo y de la codicia sin tasa de algunos. Egoísmo y codicia que cercenan la confianza y, en consecuencia, retraen el consumo y la inversión.

Sólo la unidad nos permitirá anticipar la salida del túnel. No hay remedios milagrosos en esta lucha, ni lugar para voces insolidarias o mesiánicas. Sólo nos irá bien si le va bien a nuestro vecino. De la crisis saldremos todos al mismo tiempo.

Durante los tres primeros años de mi mandato, Galicia superó la anemia económica que la relegaba al furgón de cola, ocupó las primeras posiciones en tasas de crecimiento, y lideró en España la creación de empleo y la reducción del paro. Ahora aguanta mejor los embates de la crisis. Nuestra tasa de paro superaba en más de dos puntos la media española al inicio de la legislatura. Ahora está 4,2 puntos por debajo.

Pero no nos consuela constatar que estamos un poco menos mal que nuestros vecinos. Sabemos que Galicia sólo volverá a crecer con intensidad cuando lo consigan también España y Europa. Y España sólo avanzará con el impulso de sus comunidades autónomas, de sus ciudades y de sus municipios.

Por eso segui...