Intervención de López Aguilar en el Club Siglo XXI

Conferencia del cabeza de lista del PSOE a las elecciones europeas

16/04/2009

¿QUÉ EUROPA? LO QUE ESTÁ EN JUEGO

*Texto sujeto a cambios del orador

 

El próximo 7 de junio elegiremos las y los españoles nuestros representantes en el Parlamento Europeo. Tomaremos ese día una decisión trascendente, porque no es una elección más, ni una elección sin consecuencias.

Acudiremos a las urnas en medio de una crisis muy aguda, la primera en la historia en la que la humanidad entera se ve sacudida, en todas partes del planeta, por una acumulación de marasmos financieros y económicos, con dramáticos efectos destructivos sobre el empleo y un impacto humanitario asolador.

Votamos para salir de la crisis y votamos sobre cómo salir de la crisis.

Decidimos sobre un Parlamento con más competencias que nunca, con más proyección de futuro, y más capacidad para decidir sobre prácticamente todas las cuestiones que afectan a la vida de la ciudadanía, a su bienestar, su salud, su educación, sus derechos laborales y sus sistemas de protección social, su seguridad, el futuro de nuestros hijos e hijas, el cuidado de nuestros mayores, la igualdad de todos.

Votamos para elegir entre los dos grandes modelos que se ofrecen para afrontar esas cuestiones; el modelo conservador, individualista, insensible a cuantos se quedan atrás en casi todo, o el modelo social europeo que ha traído progreso, cohesión, solidaridad. Votamos entre salir cada cuál como pueda de los problemas actuales, o salir juntos y protegiendo a los más desprotegidos.

La ciudadanía europea tiene en su mano cambiar de hegemonía en el Parlamento, dispone de su voto para rechazar la mayoría que en los últimos años ha animado tantos retrocesos, para impulsar y fortalecer la que es capaz de asegurar muchos avances. Una nueva mayoría, una mayoría progresista para poner a Europa en la misma sintonía en la que, una poderosa oleada de voluntad ciudadana, acaba de abrir tantas expectativas con el cambio de proyecto de Bush por el de Obama. Si el mundo ha abierto una nueva y prometedora etapa de futuro, Europa no puede quedarse atrincherada, frenada ni rezagada en el pasado.

Señoras y Señores:

Antes de desgranarles las propuestas sobre las políticas en las que ha de concretase la acción de esa nueva mayoría progresista, permítanme compartir con ustedes algunas reflexiones generales sobre la transformación de la realidad a la que estamos asistiendo, el mundo en cambio al que nos dirigimos, y el papel que debe jugar Europa en la vigencia de los valores que necesitamos hoy más que nunca y en las reformas necesarias para ganar el futuro.

La crisis no es sólo económica, es la crisis de la ideología conservadora. Los socialistas, con los que más sufren

Quienes no quieren enterarse de qué está pasando, tratan de circunscribir la crisis a un gran desarreglo financiero, de limitarla a sus aspectos estrictamente económicos. Pero esa no es toda la verdad. La crisis es más profunda, y, de lejos, más compleja. Es económica, sí, pero es, a la vez, social y política.

Afecta al crecimiento económico general, a la producción de las empresas, grandes, pequeñas y medianas, a la estabilidad bancaria, a los beneficios cor...