Intervención de López Aguilar en Forum Europa

Conferencia del cabeza de lista del PSOE a las elecciones europeas

21/04/2009

“Muy buenos días, amigas y amigos, autoridades. Ante todo, gracias a todos por estar aquí. Gracias al Foro de Nueva Economía por su hospitalidad. Gracias José Luis Rodríguez por la invitación que me cursaste para retomar esta tribuna. Gracias Jesús por tu ejemplo de compromiso con los valores socialistas y por el regalo de tu amistad. Y a todos ustedes, de nuevo muy sentidamente, mi gratitud por compartir conmigo este momento temprano en mañana laboral que nos espera y que por tanto voy a intentar animar con una intervención que quiero comprimir en los próximos 20 minutos para liberar el máximo tiempo a la conversación.

No es la primera vez que tomo la palabra en la tribuna del Foro Nueva Economía. Lo he hecho anteriormente como miembro de la Dirección del Partido Socialista y como Ministro de Justicia, pero en esta ocasión lo hago como candidato al Parlamento Europeo en un proceso electoral que nos espera de forma ya muy próxima el 7J, de manera que entenderán muy bien que venga aquí a hablar de Europa. Y a hablar de Europa en su circunstancia, en una circunstancia en la que una crisis dura y abrupta nos sacude y nos golpea.

Por tanto, sí, voy a hablar de Europa ante la encrucijada, Europa ante la crisis pero también de las posiciones, propuestas y medidas con que el Partido Socialista encara esta crisis, no solamente para superarla en el menor tiempo posible, sino sobre todo para hacerlo en coherencia con nuestros valores. Por tanto, no de cualquier modo ni a cualquier coste.

Para superarla protegiendo al que más la sufre y sobre todo, para aprovechar esta oportunidad para ser mejores, y por lo tanto para aprender las lecciones duras de esta experiencia, que lo está siendo. Vaya si lo está siendo. Y mejor nuestro modelo de crecimiento, de modo que este sufrimiento que nos está causando esta crisis no nos vuelva a suceder en la primera curva del camino. La crisis está siendo seria porque no vivimos simplemente ante una era de cambio, sino ante un cambio de era que nos está mostrando la dimensión planetaria y definitiva de lo humano. Es una crisis global, es una crisis real y es una crisis que tienen rostro humano y ese rostro humano a los socialistas nos importa muy mucho.

La gente que la está padeciendo en carne propia no necesita sus temores y sus angustias, sus dificultades para llegar a fin de mes, para hacer frente a las hipotecas, para poder sacar adelante el futuro de sus hijos, sus familias, sus sueños y sus esperanzas. Porque esas angustias y esos temores son los nuestros, los compartimos, nos hacemos cargo y nos hacemos responsables. Pero al mismo tiempo nos hace falta un diagnóstico certero y claro de qué es lo que nos está pasando, porque esta crisis que se desencadenó abruptamente en el segundo semestre del año pasado no es solamente una turbulencia financiera, ni un desarreglo económico: es una crisis que nos afecta al corazón de nuestros valores, nos golpea en nuestros valores, porque es efectivamente una crisis de valores, de ideas, de idearios, de ideologías, de estrategias que definen políticas públicas, para llevar adelante esas ideas y sobre todo de alianzas, para ser capaces de traducirlas en la práctica.

Y por el momento no sabemos muchas cosas a ciencia cierta de lo que está pasando, pero una sí sabemos: y es que no nos pueden sacar de esta crisis las mismas recetas que nos han conducido al borde del abismo. De manera que las recetas de la ideología ultraliberal y neocon no van a ser las que nos ayuden a superar este bache. Porque es efectivamente la ideología ultraliberal y necocon la que pone su firma a esta secuencia que nos conduce al borde del abis...