PEDRO SÁNCHEZ: Tenemos la oportunidad de cambiar dos gobiernos, el catalán y el español, que viven del conflicto y lo retroalimentan

Asegura que los problemas de Cataluña “no tienen nada que ver con su pertenencia a España” y sí con que “sufre un gobierno de derechas”

23/09/2015

El secretario general del PSOE y candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró hoy que los problemas de Cataluña “no tienen nada que ver con su pertenencia a España” y sí con que “sufre un gobierno de derechas” –que ha recortado derechos, o ha aumentado las tasas universitarias en un 67%-. Por eso, dijo, “lo importante es cambiar ese gobierno hacia opciones de centro izquierda como las que defiende el Partido Socialista”.

En una entrevista en RAC1, el líder socialista denunció que “Mas quiere crear un nuevo país rompiendo dos países; primero, fracturando la sociedad catalana, donde hay una mayoría de catalanes que no quiere la independencia, sino renovar el pacto constitucional para garantizar un mejor encaje de Cataluña en el conjunto de España; y, segundo, con una fractura en España, que dejaría de ser lo que es sin Cataluña”.

Sánchez señaló que “la secesión de Cataluña supondría una ruina, no solo para la sociedad catalana, sino también para el conjunto de la sociedad española”, ya que “no solo queremos, sino que necesitamos a Cataluña, que representa el 20% del PIB español”. “No contemplaría una España sin Cataluña dentro. Cataluña y España dejarían de ser lo que son hoy”, apuntó.

Sobre las críticas de Mas al Gobernador del Banco de España por sus advertencias sobre un posible corralito en Cataluña, recordó que  “también en el Reino Unido, el gobernador del Banco de Inglaterra alertó de la inestabilidad financiera que podría causar la secesión de Escocia” y “nadie le faltó el respeto”. “No voy a apoyar ni los exabruptos de unos ni los de otros”.

Rajoy y la nacionalidad de los catalanes

Respecto a la entrevista que este martes concedió Rajoy a Onda Cero, en la que se le preguntó por la nacionalidad que tendrían los catalanes si se separan de España, Sánchez la ha calificado de “decepcionante”. “A ese tipo de puestos uno llega aprendido -dijo-. El señor Rajoy ha tenido 30 años para aprender cómo se adquiere la nacionalidad española y, además, ha sido ministro del Interior. Lo que ayer se vio es una prueba más de la escasa altura política del actual inquilino de La Moncloa”.

En su opinión la deriva de Mas llevaría a “una Cataluña independiente llena de españoles”, porque “el derecho de ciudadanía europea se adquiere por pertenecer a un estado miembro y esa condición se perdería en una Cataluña independiente”. “Los tratados son muy claros y lo que no puede pretender Mas –como suele decir Iceta- es cuestionar la ley de la gravedad”, porque “en una Cataluña independiente se dejarían de aplicar los tratados de la Unión Europea”, subrayó.

Sánchez apuntó que “todos los catalanes, según el artículo 11 de la Constitución, tienen la nacionalidad española y, por tanto, el sinsentido del proceso independentista llevaría a crear un nuevo estado con ciudadanos con pasaporte español para seguir disfrutando de los derechos de ciudadanía europea”. “Es un contrasentido”, insistió.

Por todo ello, afirmó que “España se merece mucho más” y es “mucho mejor que Mariano Rajoy”, del mismo modo que “Cataluña es mucho mejor que el señor Mas”. Por eso, “este otoño-invierno tenemos la oportunidad de cambiar dos gobiernos que viven del conflicto, que hacen negocio con él y se retroalimentan, cuando Cataluña puede ser mucho mejor y España también puede ser diferente”.

Reforma constitucional, la solución al conflicto

El líder socialista ha recordado que ya el Tribunal Constitucional, a petición del Gobierno de España, “señaló hace un año el camino” para “resolver el conflicto político” catalán “desde la política”, mediante una “reforma de la Constitución española”. “La solución mágica e inmediata del independentismo que vende el señor Mas es una gran estafa”, dijo Sánchez, por eso “yo apelo a la madurez de la sociedad catalana y española para lograr ese nuevo pacto constitucional” cuya negociación –reconoció- “no va a ser fácil”, aunque acabaremos lográndolo.

“Yo reconozco la singularidad de la sociedad catalana, sus elementos diferenciales y los quiero reforzar en la Constitución. Esa es la propuesta que llevaré en el programa electoral de las generales” y que estará “abierta” a las aportaciones de otras formaciones que estén dispuestas a acometer esa reformar, abundó Sánchez. Una negociación –continuó- cuyos límites serían el respeto a la soberanía nacional, que reside en el conjunto del pueblo español, y la imposibilidad de quebrar el principio de igualdad de todos los españoles en el acceso a bienes públicos básicos como la educación, las pensiones o la sanidad pública.

Así, apuntó que los socialistas defienden “aprobar una modificación de la Constitución, que luego sea votada por todos los españoles, con un nuevo Estatuto en Cataluña que sea votado por los catalanes”, que “refuerce el autogobierno en Cataluña, que mejore su financiación y con el que la sociedad catalana se sienta a gusto y partícipe con un nuevo proyecto de convivencia compartida con el resto del Estado español”. Sánchez aclaró que esa Constitución “no” incluiría la posibilidad de referéndum vinculante y que si es presidente del Gobierno y Mas le pidiera este tipo de referéndum “le diría que no está contemplado en la Constitución y que hay que respetar la legalidad”.

En este punto, ha recordado que “lo que triunfó en Escocia no fue ni el inmovilismo ni el rupturismo de los independentistas escoceses”, sino “las tesis reformistas que defienden los socialistas”, que han llevado a “mayor descentralización de competencias y el refuerzo del autogobierno” en Escocia.