Alfredo Pérez Rubalcaba: "La reforma laboral ha afectado ya a la vida de millones de trabajadores"

Advierte de que, en el futuro cercano, "millones de trabajadores más van a ver también cómo merman sus derechos"

Madrid, 14 de marzo de 2012.- El presidente del grupo Parlamentario Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha recordado hoy al presidente del Gobierno que la reforma laboral ”tiene un mes”, que por lo tanto “ya está en pleno funcionamiento” y que está afectando “a la vida de millones de trabajadores”. “Hay trabajadores”, ha explicado, “que ya han sido despedidos con menos indemnización y de una manera más fácil, ya hay trabajadores que han visto cómo han cambiado unilateralmente sus condiciones de trabajo, que han visto cómo se les bajaban unilateralmente sus salarios, y ya hay trabajadores que trabajaban de forma fija en la Administración Pública y han sido despedidos con 20 días”. “Todo esto ya está pasando”, ha explicado, “y en el futuro también va a haber millones de trabajadores que verán sus derechos mermados y sus salarios más bajos”. “Es, en definitiva”, ha añadido, “una reforma que rompe equilibrios sociales fundamentales”.

En la pregunta que ha hecho al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control en el Congreso, Rubalcaba ha afirmado que el Gobierno “ya tenía la reforma bien pensada”, y que “sabemos que hay alternativas”. En este sentido, ha recordado que “los sindicatos han presentado unas cuantas: fórmulas alternativas que buscan restablecer el equilibrio entre trabajadores y empresarios”. Un equilibrio que Rajoy “ha roto con su reforma unilateral”.

A pesar de los efectos devastadores que ya está teniendo la reforma del Gobierno, “que rompe equilibrios fundamentales”, el presidente del Grupo Socialista ha reiterado que “todavía hay tiempo” para cambiarla y ha pedido a Rajoy que el Gobierno se siente con los sindicatos y los empresarios, “que escuche, que dialogue y que no renuncie a convencer a los empresarios. Hay tiempo para que esta reforma se convierta en una reforma más justa, más eficiente y que respete socialmente los equilibrios que durante muchos años han permitido que nuestro mercado laboral funcione con acuerdos”. “La paz social”, ha concluido Rubalcaba, “es competitividad en vena”.