Alonso afirma que el Gobierno actúa "sensatamente" ante los problemas económicos

El portavoz de los socialistas en el Congreso considera que es pronto para hablar de alianzas parlamentarias

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, considera que "hay que esperar un tiempo" para aclarar las alianzas parlamentarias del PSOE en esta legislatura, posiblemente después del verano, y no ve "cortapisas" a alcanzar acuerdos con CiU o con el PNV, aun que estén enfrentados en Cataluña o País Vasco.

En una entrevista con Europa Press, Alonso indicó que el PSOE recibió en las elecciones un "mandato muy mayoritario" para gobernar y que viene alcanzando "acuerdos puntuales para iniciativas concretas con diferentes grupos políticos", sin que ninguno de ellos sea aliado preferente.

Cree que en estas semanas hay muchos partidos que se encuentran en fase precongresual y de debate interno y calcula que después del verano "seguramente sea posible abordar otros escenarios". "Buscar fórmulas más estables de colaboración con uno u otro grupo político dependerá de la evolución de las circunstancias, sobre todo internas de esos grupos --comentó--. En estos momentos hay que ser prudente y

esperar un tiempo".

DE MOMENTO NO HAY PACTOS DE LEGISLATURA

Alonso no ve "cortapisas" a alcanzar acuerdos puntuales con los nacionalistas en Madrid y ser adversarios en Cataluña o Euskadi, pero reiteró que, hoy por hoy, sólo está habiendo apoyos puntuales y no existe pacto de legislatura. Lo dice de CiU y también del PNV, a quien ve con "un problema muy serio" por el plan del lehendakari.

Preguntado por el debate en el Parlamento vasco de la consulta diseñada por Juan José Ibarretxe, indicó que, al margen de que el proyecto salga o no adelante y sea o no apoyado por el PCTV-EHAK, se trata de un plan "intrínsicamente inconstitucional e ilegal" porque la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, no sólo en parte.

Reiteró que ese "invento" de Ibarretxe será recurrido por el Gobierno "con efectos suspensivos" en cuanto se plasme en ley, quedando a expensas de que resuelva el Tribunal Constitucional, "y eso lo tiene que respetar todo el mundo". Por tanto, su conclusión es que, "por una cosa, por la otra o por las dos, ese plan no tiene ni debe tener ningún futuro".

Por otro lado, Alonso insistió en negar la existencia de una crisis económica, pues se mantiene el crecimiento, pero admitió que hay unos "problemas económicos que no niega nadie". Eso sí, rechazó que el Gobierno esté paralizado porque, según sus datos, "ha tomado más de 200 iniciativas objetivables en diferentes ámbitos de la tarea de la gestión política". "De inactividad, nada --enfatizó-. Son acusaciones que pertenecen al espacio de la pelea política pero son absolutamente falsas de toda falsedad. La oposición tiene que lanzar mensajes de desgaste pero son falsos".

INTOLERABLE RETICENCIA AUTONOMICA A LA LEY DE DEPENDENCIA

Asimismo, se quejó de la "seria resistencia" que a su juicio están practicando las comunidades autónomas gobernadas por el PP para aplicar la Ley de Dependencia, una actitud que considera que "no es tolerable". En ese contexto, animó al Gobierno central a "requerir y trabajar políticamente para que se cumplan obligaciones que son de primer rango, pues se trata de un pilar asistencial del Estado de Bienestar".

Respecto al debate sobre las lenguas cooficiales, señaló que "no hay problemas sustanciales y no debe haberlos" y que el uso de las lenguas "se ajusta y se debe seguir ajusta...