Alonso asegura que España tiene ahora una fiscalidad más justa y progresista

Critica que Mariano Rajoy no haya puesto sobre la mesa "ni una sola idea" para luchar contra la crisis

El portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha defendido hoy las reformas fiscales introducidas por el Gobierno porque con ellas España tendrá una "política impositiva más progresista y progresiva, que es la que hay que hacer".

Alonso se ha manifestado en estos términos en un acto político organizado hoy en Oviedo por la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE).

El portavoz del PSOE en el Congreso ha incidido en que en esta crisis económica mundial, el Gobierno español está haciendo "lo que debe" como es asegurar que el Estado tenga suficientes recursos como para seguir haciendo políticas públicas que fomenten la modernidad del país, que ayuden a los más desfavorecidos y a los que están en situación de desempleo.

"El modelo es más justo que el anterior en materia fiscal", ha afirmado Alonso, tras incidir en que la aprobación de los Presupuestos Generales para el año 2010 ha sido "un tarea dura" pero que se ha podido conseguir porque hay "estabilidad parlamentaria".

Para el portavoz socialista, "el PP está siendo derrotado un día tras otro" porque "está más solo que la una" y no hay ninguna formación, ni de izquierdas ni de centro derecha, que se apunten a sus propuestas políticas.

Alonso también ha criticado que el líder del PP, Mariano Rajoy, no haya puesto sobre la mesa "ni una sola idea" para luchar contra la crisis, que haya "abdicado" de su responsabilidad de hacer oposición constructiva y que se limite "a encender un puro, sentarse debajo de la higuera a ver pasar las nubes" a la espera de que la recesión desgaste al Gobierno y el poder le caiga "como una pera madura".

No obstante, se ha mostrado convencido de que ese desgaste "es bastante leve" y que los ciudadanos sabrán discernir entre lo que hace el Gobierno y lo que no se atreve a plantear el PP.

En su opinión, es una "postura cínica" la que ha adoptado el PP porque sólo hablan "sistemáticamente" de reducir los impuestos y de que hay que aumentar el gasto, a la vez que calla cuando se les pregunta qué harían con las pensiones, la sanidad, la educación o el desarrollo de la Ley de la Dependencia.

Tras asegurar que el Gobierno trabaja para estar presente en los foros en los que se toman las decisiones políticas del mundo, como el G-20, en "no dejar tirada a la gente" afectada por la crisis y en cambiar el modelo productivo, ha afirmado que España "está empezando a ver la luz al final del túnel".

"España ha hecho un gran esfuerzo por llegar al nivel en que se encuentran otros países como Alemania y Francia y ha conseguido acercarse mucho, pero aún no está al nivel de ellos, por lo que tardará algunos meses más en salir de la recesión, pero saldremos porque hay luces al final del túnel, aunque aún tendremos una época dura de la que saldremos", ha subrayado.

En declaraciones a los periodistas también se ha referido a la imputación del secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, en un caso de posibles delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

Para el portavoz socialistas en el Congreso, López Garrido es una persona con una "trayectoria de honestidad personal incuestionable" por lo que ha afirmado que no tiene "ninguna duda de que su comportamiento se ha ajustado a la legalidad".