Alonso considera que la sentencia supone "un fracaso rotundo de la estrategia del PP"

Manifiesta su respeto y acatamiento al fallo del Constitucional y asegura que "las Instituciones han funcionado y eso es una buena noticia”_x000D_

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, José Antonio Alonso, ha afirmado hoy que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña supone “un fracaso rotundo de la estrategia del PP” que “cargó con la práctica totalidad del Estatuto de Cataluña”, habló de que “desmantelaba el Estado, rompía la Constitución y rompía España” y llegó a decir, en palabras de Mariano Rajoy, “que era inconstitucional en cada uno de sus renglones”.

 

En rueda de prensa en el Congreso, el portavoz socialista ha mostrado “respeto y acatamiento” a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña, una sentencia que considera “netamente positiva”, y ha destacado que “las Instituciones han funcionado y eso es una buena noticia”.

 

Alonso ha recordado que el Partido Popular había recurrido 136 artículos del Estatuto de Cataluña, mientras que el Tribunal Constitucional “ha avalado el 95% del Estatuto” y ha declarado inconstitucional un solo artículo (el 97) y parcialmente determinados incisos de otros 14. Ha sido un “auténtico varapalo” al PP, que ahora tendrá que explicar su “ridícula posición”, y “por qué, después de lo que dijeron, se declaran ahora satisfechos con una sentencia que les quita rotundamente la razón”.

 

Además, ha señalado que del contenido del fallo se desprende claramente “que el desarrollo del Estatuto desde que entró en vigor hasta hoy es perfectamente constitucional y, por tanto, legítimo, avala el reconocimiento de los derechos de los ciudadanos de Cataluña, avala las nuevas competencias que el Estatuto da a Cataluña y el sistema financiación autonómico”.

 

También –ha explicado- contiene “dos declaraciones que introducen paz social: reconoce la absoluta normalidad y legitimidad de la lengua catalana, aunque elimina la palabra preferente; y, en cuanto al término nación, deja claro la carencia de eficacia jurídica interpretativa, algo que ya se sabía y por eso se llevó al preámbulo”.