Alonso: “La actitud de Rajoy es intolerable, incomprensible y completamente irresponsable”

El portavoz parlamentario acusa al líder del PP de intentar sacar tajada política de una situación “especialmente trágica”

José Antonio Alonso, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, se ha referido hoy a las gestiones que está haciendo el Gobierno respecto al secuestro del atunero vasco "Alakrana" en aguas del Océano Índico. Alonso ha asegurado que “el Gobierno está trabajando sin descanso para solucionar un secuestro intolerable y lo está haciendo pensando, ante todo, en traer sanos y salvos a los marineros, a la tripulación”. Alonso se ha mostrado seguro de que el Ejecutivo “sabe que en esto tiene detrás a todo el país y a todo ciudadano de bien”, menos a Mariano Rajoy, presidente del PP.

Por ello, Alonso ha recriminado a Rajoy que, una vez más, intente sacar “tajada política” de una situación tan delicada como la que viven los secuestrados y sus familias. “Ahora sabemos que, para variar, no tenemos con nosotros al señor Rajoy”, ha afirmado, “que en vez de arrimar el hombro se está dedicando a tratar de sacar una ventaja, una tajada política de una situación especialmente trágica”. Para el portavoz socialista la actitud de Rajoy “es intolerable, incomprensible y completamente irresponsable”.

Además, Alonso ha rechazado también el momento en el que Rajoy hace estas críticas dado que “estamos en los puntos álgidos de este secuestro”. En unos momentos en los que hay que tener “especial cuidado”, subrayó, “porque lo importante es traer al colectivo de marineros sanos y salvos”. Esto es en lo que “debe centrarse el Gobierno y lo que desean todos los ciudadanos españoles, salvo el señor Rajoy, que no arrima el hombro y se dedica a poner palos en la rueda”, resumió el portavoz socialista.

Además, Alonso ha recordado a Rajoy que esta misión de rescate está dentro de la “lucha contra la piratería en el marco de una operación internacional” de la que España forma parte, por lo que, “en términos de Estado”, se trata de una “irresponsabilidad brutal” y una falta de respeto no sólo al Ejecutivo español, sino a todos los países que colaboran en la misma.