Antonio Hernando acusa al PP de estar recurriendo "de nuevo" a la teoría de la conspiración en un intento "desesperado" por esconder su corrupción

"Cuando al PP no le gustan las instrucciones, las investigaciones y las sentencias, arremete contra todo para intentar confundir a la opinión pública y alejar a los ciudadanos de la verdad", dice Hernando

El Secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE, Antonio Hernando, ha asegurado esta tarde que el PP “cuando se ve en apuros judiciales, siempre sigue la misma estrategia: acusar a policías, jueces y fiscales”. Hernando ha respondido así al dirigente del PP, Carlos Floriano, quien esta misma mañana ha acusado a la instrucción del Caso Bárcenas de estar llevando a cabo una “causa general” contra el Partido Popular.

Según Antonio Hernando, esta es “la enésima demostración” de que el PP, “cuando no le gustan” las instrucciones, las investigaciones y las sentencias, “arremete contra todo” para intentar “confundir a la opinión pública y alejar a los ciudadanos de la verdad”.

Para el dirigente socialista, “la única causa general contra el PP es la que les tiene montada el propio Bárcenas y sus papeles que, a cada día que pasa, -ha explicado- les mete en un lío distinto”. En ese sentido, Hernando ha explicado que el PP está intentando de nuevo “la teoría del complot y la conspiración” para esconder su corrupción en lo que a su juicio es “un intento desesperado”, pero la trama “es tan grande que ya no pueden camuflarla y por eso recurren al cuento de la causa general. Últimamente ya hemos visto algún condenado de la Gürtel contando el mismo cuento”, ha señalado.

Para Antonio Hernando, se está demostrando que el PP “está inmerso en una enorme trama de corrupción que parece no tener fin y cada vez implica a dirigentes más altos”, en referencia a las últimas informaciones periodísticas que afectan a la etapa de Aznar al frente de la presidencia del PP y del Gobierno.

Finalmente, Antonio Hernando, ha exigido que el PP “respete las instrucciones judiciales”, que “es lo que se hace en democracia independientemente de si las decisiones de jueces, fiscales y policías gustan más o gustan menos”.