Antonio Pradas: "La Justicia ha vuelto a poner en su sitio al PP"

Después de que el juez Ruz haya rechazado que el PP se persone como "perjudicado" por los delitos atribuidos a sus extesoreros

El secretario de Política Federal, Antonio Pradas, considera que la Justicia “ha vuelto a poner en su sitio al PP”, después del “nuevo varapalo judicial” que ha recibido la formación conservadora tras el auto del juez Ruz en el que se vuelve a calificar de responsable civil subsidiario al partido dirigido por el presidente del Gobierno.

El también responsable de Justicia en la Ejecutiva Federal explica que los populares presentaron un escrito con fecha 1 de abril, en base al cual insistían en su pretensión de ser admitidos como parte en el proceso de la trama Gürtel. “Sin embargo, el auto del juez Ruz reconduce dicha pretensión de hacerlo en virtud de ofendido o perjudicado, reiterando que tal condición es la de "responsable civil subsidiario", tal como ya expresó en su auto de 23 de marzo pasado”, agrega.

Pradas se pregunta “cuántas veces va a tener que calificar la justicia el comportamiento delictivo del Partido Popular para que comparezca su presidente, el señor Rajoy, a dar explicaciones ante los representantes de la soberanía popular”.

“El silencio de Rajoy ante la gravedad de los hechos que se imputan a su partido no solo representa un acto de cobardía política, sino que son un reconocimiento implícito de que es cierto que el PP ha concurrido dopado a las elecciones, al menos durante 18 años. Una situación que se ha reproducido en la práctica totalidad de la estructura territorial del PP y sin la cual no sabemos cuál hubiera sido el resultado electoral en dichos territorios”, abunda.

Para el PSOE,  los razonamientos del juez son “claros y meridianos”, por cuanto que el auto sostiene que a la vista de la presunta responsabilidad de Bárcenas, Lapuerta y Cristóbal Páez... y a la vinculación de los encargados con la formación política concernida (PP) sólo cabe la consideración de responsable civil subsidiario, limitando su actuación en el proceso penal al área puramente indemnizatoria, sin que pueda alegar cuestiones de descargo penal.