"Asistimos a la contraposición de dos visiones del futuro, dos modelos ideológicos y dos caminos para afrontar la crisis"

Los coordinadores de la campaña del 7-J repasaron la estrategia de cara a los comicios

(Reproducimos por su interés la intervención de Leire Pajín esta tarde en la reunión de coordinadores de la campaña del 7-J en toda España, que ha tenido lugar en la sede de Ferraz)

“Quiero empezar esta intervención enviando desde aquí un saludo y toda nuestra solidaridad a Patxi López, que mañana se convertirá en lendakari. Estoy segura de que todos compartís conmigo la emoción y la esperanza por la nueva etapa que se abre en el País Vasco. Todos estaremos con Patxi y todos ayudaremos para que su Gobierno sea un éxito.

Estamos aquí para hablar de las elecciones europeas que son tremendamente importantes para los socialistas. Se van a celebrar en la situación económica más difícil que ha conocido Europa y le mundo en las últimas décadas. Una crisis extraordinariamente agresiva, que no ha nacido en Europa pero que nos ha golpeado de forma muy contundente y con mucha dureza, como al resto del mundo.

En España, la crisis nos ha golpeado sobre todo donde más nos duele: en el empleo. Cientos de miles de trabajadores y trabajadores han perdido su empleo. Y lo peor es que ha ocurrido en un tiempo muy breve, en muy pocos meses. Os recuerdo que hace poco más de un año España era el país de Europa que más empleo creaba y mayor crecimiento económico registraba.

Nos hemos tenido que adaptar a gran velocidad para pasar de una dinámica de crecimiento y fuerte creación de empleo a una de recesión y muy intensa destrucción de puestos de trabajo.

En un principio, nos hemos dedicado a parar el golpe, a evitar que la oleada de la crisis financiera se llevase por delante elementos estructurales básicos de la economía.

Hemos tomado, junto con el resto de países, la decisión estratégica de estimular la economía inyectando grandes recursos públicos. Una decisión que han compartido todos los gobiernos y todos los partidos políticos de Europa salvo el Partido Popular de España, que cree seguir viviendo en los tiempos de Reagan y Thatcher y no hay forma de que abandone el fundamentalismo ultraliberal, que es precisamente el que nos han conducido a la crisis.

Los planes de estímulo que hemos puesto en marcha comienzan ahora a llegar al tejido económico. Y pronto notaremos sus efectos. Algunos de ellos se están empezando a notar ya, como la apuesta de Audi por la planta SEAT de Martorell para construir el Q3, decisión que supondrá el mantenimiento de miles de empleo. Y ha sido posible por la apuesta decidida y contundente del Gobierno para apostar por el sector del automóvil español. Muchas de las medidas que el Gobierno tomó hace meses tenían que rodar y empezamos a ver ahora sus consecuencias positivas.

No quiero decir que ya podamos contar con la recuperación. Hay que asumir que la crisis continúa: probablemente los datos seguirán siendo negativos durante un tiempo, pero tenemos que conseguir que sean cada vez un poco menos negativos hasta que vuelvan a ser positivos.

No podemos esperar que la recuperación llegue tan rápidamente como llegó la crisis. Hay que hacerla retroceder centímetro a centímetro.

Y mientras tanto, hay que mantener dos objetivos irrenunciables:

• El primero es que la crisis no la paguen los más débiles. Mantener las políticas sociales, ayudar más en estos tiempos de dificultad a quienes más lo necesitan.

No sólo porque es más justo. También porque es más eficaz contra la crisis. Dejar abandonados a su suerte a sector...