Blanco acusa al PP de "poner todos los obstáculos" para no acordar las medidas económicas que aceleren la recuperación

José Blanco afirma en una entrevista para el próximo número de El Socialista que "Mariano Rajoy es todo menos una expectativa estimulante de futuro". Blanco defiende que Fomento ha "salvado" medio millón de empleos con su inversión del último año

(PINCHA SOBRE EL ENLACE DE LA DERECHA PARA LEER EL DOCUMENTO COMPLETO)

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, cree que el líder del PP, Mariano Rajoy, "es todo menos una expectativa estimulante de futuro", frente al presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que tiene "mucha vitalidad, muchas ganas y mucha ambición de futuro", informa la agencia EFE.

Casi un año después de ser nombrado ministro de Fomento, Blanco reflexiona en una entrevista que mañana publicará "El socialista", recogida hoy por Efe, sobre su trabajo en estos meses al frente del departamento más inversor del Gobierno y sobre la situación política y económica del país.

Blanco está seguro de que los socialistas ganarán las elecciones generales de 2012, pese a las encuestas en contra, convencido de que los ciudadanos "votan por las expectativas de futuro, y Mariano Rajoy es todo, menos una expectativa estimulante de futuro".

Tras subrayar que queda mucho tiempo para las elecciones, recuerda que el PSOE se ha enfrentado en otras ocasiones a sondeos más adversos y, después, ha ganado los comicios.

Por eso, confiesa que no está especialmente preocupado, pero sí es consciente de que tienen que hacer "un esfuerzo adicional", aunque los electores valorarán finalmente no sólo lo que ha hecho el Gobierno, sino también la actitud de la oposición y su comportamiento.

En este contexto, considera que la ciudadanía "sabrá distinguir entre quienes se han esforzado de verdad en conseguir el acuerdo y quienes han hecho lo posible por hacerlo fracasar".

Vaticina a este respecto que habrá "acuerdos importantes" para anticipar la recuperación económica, para generar empleo y para contribuir a favorecer la actividad de las medianas y pequeñas empresas, porque el Gobierno tiene "la máxima voluntad".

"Hay fundados argumentos y razones objetivas para llegar a un acuerdo", constata, antes de apuntar que, aunque "no sería grave" que no hubiese consenso, el pacto "sería lo mejor para el bien del país" y transmitiría un "mensaje claro y positivo" a los mercados nacionales e internacionales.

Sin embargo, arremete contra la actitud del PP, al que acusa de "poner todos los obstáculos, todas las dificultades para que el acuerdo no sea posible".

Incluso señala que está observando más responsabilidad y sentido de Estado en partidos nacionalistas que en el propio PP, en cuya postura aprecia una decisión estratégica, porque "quieren gobernar a caballo de la crisis".