Blanco afirma no tener razones para dudar de que el PP vaya cumplir con la palabra dada y abstenerse en la investidura de Zapatero

Asegura que en unos días se podrá observar si lo dicho por Rajoy sobre la abstención en la investidura "era sólo de cara a la galería"

El Secretario de Organización del PSOE, José Blanco, manifestó esta mañana no tener “razones para dudar” de que el PP vaya a abstenerse en la sesión de investidura de Rodríguez Zapatero como Presidente del Gobierno.

En una entrevista en Onda Cero Radio, Blanco dijo que dentro de unos días podremos observar si lo que dijo Rajoy en campaña sobre la abstención en la investidura, “era sólo de cara a la galería” o si Rajoy “va a cumplir con la palabra dada” y el compromiso “contraído con los ciudadanos”.

Sobre el portavoz que vaya a nombrar el Partido Popular en el Congreso, Blanco dijo que le gustaría una persona “que fuera capaz de dialogar y acordar” con el grupo socialista, “en los temas de interés general”. “Nos da igual quien sea, lo que nos importa es lo que haga”, la política que se va a realizar y “con qué objetivo llegan a este inicio de legislatura”.

REUNIONES CON CiU Y PNV

 

Sobre la ronda de contactos que va a iniciar esta misma tarde con CiU y PNV, Blanco resaltó que ha constatado que existe una “disposición muy positiva” al diálogo y que, en dichas reuniones, “vamos a escuchar primero y también a poner cosas encima de la mesa”. En definitiva, “hablar y ver cuál es el mínimo común denominador posible”, que nos permita “encontrar espacios de entendimiento”.

Unas conversaciones que, según Blanco, se van a establecer “sin ningún límite previo”, es decir, “sin una idea preconcebida a favor de pactos puntuales o de estabilidad” y con la finalidad de “ver el margen tenemos para establecer acuerdos”.

Con respecto al PNV, señaló que ha observado en esta formación “un discurso más conciliador” y que su intención con ellos -como con todas las fuerzas políticas-, es emprender “un diálogo abierto y sincero”, sabiendo claramente cuáles son las reglas del juego, dónde están los límites que marcan las leyes y la Constitución y, a partir de ahí, “ver la posibilidad de garantizar una estabilidad parlamentaria que permita hacer una buena acción de gobierno”.