Blanco afirma que el PP quiere ganar las elecciones "a lomos de la crisis para hacer un ajuste de caballo" y echarle la culpa a Zapatero

“Estamos dispuestos a flexibilizar la creación de empleo, no a derogar los derechos básicos de los trabajadores, ese es el límite de la reforma laboral”

El vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, ha exigido hoy -en la clausura de la Conferencia Política del PSdeG en Santiago de Compostela- al Partido Popular (PP) y a Convergència i Unió (CiU) que pongan “las cartas encima de la mesa” y digan “cuál es” la reforma laboral que ellos harían, dado su rechazo a la que negocian Gobierno y agentes sociales. Blanco ha señalado que el objetivo de la propuesta de reforma laboral que defiende el Gobierno es “garantizar que haya más contratos estables y menos contratos precarios”, que está dispuesto a “dialogar y acordar”, pero que el Ejecutivo “no está dispuesto a perder el tiempo” más allá de la fecha señalada para su aprobación, el próximo 16 de junio. Blanco ha añadido que el Gobierno está “dispuesto a flexibilizar, a favorecer las condiciones para que se cree empleo, para que se contrate gente, pero no estamos dispuestos a derogar derechos básicos de los trabajadores, ese es el límite”.

Blanco ha criticado la actitud del presidente del PP, Mariano Rajoy, y de su partido por su rechazo a las medidas para reducir el déficit público aprobadas por el Congreso de los Diputados a propuesta del Gobierno. Unas medidas que Blanco ha defendido porque son imprescindibles para “mantener y proteger el futuro del estado de bienestar”.

El PP quiere un "ajuste de caballo"

El rechazo del PP a estas medidas se debe, apuntó, a que “la derecha lo único que pretende es aprovechar el ajuste para demoler y destruir el estado de bienestar”. El voto en contra del PP, subrayó, es un hecho y comportamiento “insensato e irresponsable” que no ha llevado a cabo ningún otro partido en Europa y cuyo único objetivo es “buscar la desestabilización política” de España para lograr así su meta, “el poder político a cualquier precio”. En este sentido, sentenció que Rajoy lo que ha hecho hasta es “aprovechar el peor momento de la tormenta para echar la mano al cuello de quien va al timón, poniendo el barco en peligro”, lo cual “nadie entiende y que no podemos admitir”. Para el ministro de Fomento el PP "quiere ganar las elecciones lo antes posible, a lomos de la crisis, para luego hacer un ajuste de caballo y echarle la culpa" de todo a José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno.

Blanco también recordó que el PP ha votado en contra de todos los Presupuestos Generales del Estado aprobados en los últimos seis años. Unos Presupuestos en los que se ha mejorado y ampliado, no solo las condiciones salariales de los funcionarios públicos, sino también las becas, las pensiones, y, en general, todas las políticas con fines sociales. Lo cual pone también en evidencia la “hipocresía y cinismo” del PP ante las medidas impulsadas por el Gobierno del PSOE para seguir garantizando el estado de bienestar en plena crisis económica mundial.