Blanco: "Calificar a Obama como exotismo histórico es reaccionario, racista y desprecia la democracia"

Afirma que "Aznar sale de la cueva para insistir en la crisis de liderazgo del PP"_x000D_

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha exigido a Aznar que retire la calificación de “exotismo histórico” a la victoria del presidente electo de los EEUU, Barack Obama, y ha asegurado que utilizar “un lenguaje de esa naturaleza sólo puede partir de alguien profundamente reaccionario, con claras raíces racistas y que desprecia a los ciudadanos que han expresado democráticamente su opinión en las urnas”.

Blanco recuerda que así fue considerado durante años el bosquimano disecado y expuesto en Bañolas, por lo que ha calificado de “propias de una mentalidad superada por el tiempo” las referencias que Aznar hace de Obama.

“Además, es inaudito señala Blanco- que el defensor, junto con Bush, del modelo económico que nos ha conducido a esta crisis internacional se atreva a pronosticar, como desastre económico, la política que pueda llevar a la práctica Obama. Sólo el atrevimiento, fruto de la ignorancia y de la mala fe, puede llevar a realizar apuestas de esa naturaleza. Pero Aznar sigue instalado en el o yo o el caos. Esa debe ser la explicación a la situación interna de su partido”.

Considera Blanco que “Aznar sale de la cueva para insistir en la crisis de liderazgo en la que está sumido el PP. No entiendo que se refiera a otros partidos cuando habla de sí mismo al recordar que esta crisis no existía “hace unos años” cuando él mandaba oficialmente en el PP”.

“El liderazgo al que se refiere -concluye Blanco- queda claro a lo largo de la entrevista, cuando Aznar sostiene que nunca se ha arrepentido de mandar las tropas a Irak. Está claro que Aznar metió a España en una guerra ilegal sobre la base de que había armas de destrucción masiva. Ahora, a pesar de que está demostrada la falsedad de aquella excusa, Aznar insiste en que mandaría igualmente las tropas. Esa es la prueba evidente de que le daban igual las mentiras para justificar la participación en una guerra de la que, por cierto, aún estamos esperando que asuma responsabilidades políticas y morales, aunque sea en Vanity Fair. Afortunadamente los ciudadanos han demostrado dónde colocan a ese tipo de líderes”.