Blanco defiende la prórroga del estado de alarma porque la propuesta de los controladores pretende "determinar la acción del Gobierno" y volver al "chantaje"

Sostiene que lo que tienen que hacer es cumplir con su deber, "sin contrapartidas"

El Vicesecretario General del PSOE y Ministro de Fomento, José Blanco, ha desechado esta mañana la posibilidad de no solicitar al Parlamento la prórroga del estado de alarma ante la propuesta de los controladores de garantizar la normalidad de la navegación aérea si se retira. “Poner como condición que unas firmas tienen que determinar la acción de un Gobierno es volver al sabotaje y al chantaje”. “Lo que tienen es que cumplir con su deber y su obligación y ello no debe tener contrapartidas”.

En una entrevista en el programa Los Desayunos de TVE, Blanco ha manifestado que al Gobierno le gustaría “poder creer” las intenciones de los controladores, pero ha lamentado que “no hay elementos para creer lo que plantean”. “El 13 de agosto firmaron un acuerdo para avanzar en la negociación del convenio en el que se comprometían a mantener la normalidad operativa mientras se negociaba. Ese acuerdo ha quedado en papel mojado”, ha señalado el ministro, quien ha recordado que en 30 años este colectivo nunca ha convocado una huelga pero “ha saboteado miles de veces” el normal funcionamiento del tráfico aéreo.

Respecto a las dudas del PP sobre si respaldará o no la prórroga del estado de alarma, el ministro de Fomento ha emplazado a los populares a “decidir si dan más credibilidad a las firmas o a todo lo que han venido haciendo los controladores, a las promesas o a los hechos”.

Preguntado por el acuerdo alcanzado en la Comisión del Pacto de Toledo, Blanco lo ha considerado un “paso importante” porque “se abandona la demagogia y se entra en la senda de la racionalidad”. “La reforma es necesaria para garantizar las pensiones del futuro”.

Finalmente, ha considerado “imprescindible” la presencia del presidente del Gobierno en el Consejo europeo y ha expresado su deseo de que los resultados sean positivos “para avanzar en la gobernanza económica de la UE, fortalecer al euro y dar estabilidad” para hacer frente a los ataques especulativos contra la moneda europea.