Blanco denuncia que "hoy hemos sabido que la ideología liberal de Aguirre incluye que los curas participen en las decisiones clínicas"

Acusa a Camps de usar el problema del agua como estrategia para promocionarse en el PP y de cara a su próximo congreso

El secretario de Organización y Coordinación del PSOE, José Blanco, ha afirmado esta tarde en Valencia, que “hoy hemos sabido que la ideología liberal de Esperanza Aguirre incluye que los curas participen en las decisiones clínicas que se toman en los hospitales”.



Blanco se refería así al convenio suscrito entre la Comunidad de Madrid y el arzobispo Rouco Varela para que los sacerdotes se integren en los comités de ética de estos centros sanitarios que deciden, entre otras funciones, los cuidados paliativos para los enfermos terminales.



A juicio de Blanco, tanto Aguirre como Camps y Rajoy “tienen algo en común: que todo lo que hacen nos devuelve al pasado, y no precisamente a un pasado liberal”.



Blanco, que ha asistido en Valencia a una reunión con la Comisión Gestora del PSPV, ha hecho precisamente referencia a la situación interna de crisis en el PP, con una mención expresa al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps. A su juicio, Camps “se ha lanzado estos días a una irresponsable campaña de agitación” con el tema del agua “claramente relacionada con su propia estrategia de promoción personal dentro de su partido”.



José Blanco afirmó en una rueda de prensa que “con esta campaña, Camps no busca más agua para la Comunidad Valenciana”, sino que lo que pretende es buscar “más poder para sí mismo dentro del PP”.



El dirigente socialista ha reconocido que una de las preocupaciones de los valencianos es el agua, “una preocupación social legítima sobre la que los dirigentes del PP de esta y de otras Comunidades han montado una estrategia política oportunista, inmoral e irresponsable, que se está manifestando en estos primeros momentos de la Legislatura”, ha señalado el político socialista, quien ha recordado que “cuando en algún territorio de España ha necesitado un suministro adicional de agua para garantizar el consumo humano, el Gobierno de Zapatero ha acudido en ayuda de ese territorio y ha hecho posible ese suministro. Lo hizo en la pasada legislatura con la Comunidad Valenciana y con Murcia, incluso en alguna ocasión para ayudar a necesidades que no eran de consumo humano. Lo hace ahora con Barcelona; y lo seguirá haciendo en el futuro allí donde se planteen problemas de esta naturaleza”.



En otro momento de su intervención, Blanco ha trasladado su convicción de que “si en lugar de tratarse de Barcelona se hubiera tratado de suministrar agua a cualquier otro lugar de España, el discurso del señor Camps y de otros dirigentes del PP hubiera sido totalmente distinto”.



José Blanco ha defendido la política hídrica del Ejecutivo socialista, “una política que se basa en la convicción de que la solución al problema del agua en España no está en los trasvases, sino en el reforzamiento de los recursos tecnológicos para mejorar el aprovechamiento de todo el agua disponible, empezando por el agua del mar”.



Por todo ello, Blanco considera que Camps está manipulando el problema del agua y manipulando la opinión pública “contando con la pasividad de los dirigentes nacionales de su partido”. El responsable de Organización cree que “Zapatero cumple con su obligación de Gobierno como Presidente del Gobierno de España”, mientras que Camps “incumple con la suya porque lo único que tiene en la cabeza son las cartas que a él le darán en el próximo Congreso del PP, que se va parecien...