Blanco dice que Rajoy eleva a los altares parlamentarios a los jóvenes que le hacían discursos incendiarios

Acusa a Rajoy de iniciar “una falsa renovación” para que no cambie nada

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha acusado hoy al presidente del PP, Mariano Rajoy, de iniciar una "falsa renovación" que tiene como objetivo que no cambie "nada" y por eso ha decidido elevar a los "altares parlamentarios" a los jóvenes que le escribían los "discursos incendiarios".

 

En un nuevo comentario de su diario personal en internet titulado "ReNOvar para que nada cambie", Blanco considera que la decisión de Rajoy de situar caras jóvenes y nuevas al frente del grupo parlamentario sería buena si partiera de un líder recién nombrado que encabezara un nuevo proyecto.

 

Sin embargo, Blanco indica que esta "supuesta renovación" es "difícil de entender" porque viene "del de siempre", del "vicepresidente de los hilillos", del líder de una oposición que ha mantenido "una estrategia de crispación, mentiras e insultos" y "ha cruzado todas las líneas rojas de la decencia política".

   

"Rajoy es el PP de la crispación y por eso ha ascendido a los altares parlamentarios a los jóvenes que le escribían aquellos discursos incendiarios en los que los insultos al presidente del Gobierno se contaban por decenas", sostiene.

 

Para Blanco, quien no cree que Rajoy sea un "buen hombre" que haya caído "rehén de los pérfidos Acebes y Zaplana" y "esclavo de los radiopredicadores sin escrúpulos", el líder del PP "ha sido siempre "el más conservador y el más radical".

   

El secretario de Organización del PSOE opina que fue el mismo Rajoy quien ordenó que el discurso del PP "fuera como fue" en temas como el 11-M, el terrorismo y la política territorial, y que los "pocos consensos" de la pasada legislatura entre socialistas y populares se lograron "a pesar del criterio" del líder de la oposición.

   

"Eso es lo que ofrece Rajoy, una falsa renovación porque él se queda y él, precisamente él, es quien representa lo más antiguo, lo más radical, lo más crispador y lo más ultraconservador que ha tenido el Partido Popular durante los últimos cuatro años", añade.