Blanco: "El PSOE trabajará para evitar que Feijóo dé marcha atrás en los logros sociales"

Asegura que los socialistas gallegos harán una oposición "implacable y constructiva desde el primer día"

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha apuntado que los socialistas mantendrán en Galicia una oposición "implacable y constructiva", que tratará de evitar que el futuro presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, dé "marcha atrás" en conquistas sociales, "sea cualsea el coche que utilice".

Blanco intervino en el comité nacional del PSdeG, que convocará para el 25 de abril el congreso extraordinario que elegirá la dirección que sucederá a la encabezada por Emilio Pérez Touriño, que renunció al cargo de secretario general tras la victoria del PP en las elecciones del pasado 1 de marzo.

El dirigente socialista, en declaraciones a la prensa, apostó por analizar tras las elecciones los errores que hayan podido cometer, aunque también reivindicando los "aciertos" del actual Gobierno en funciones, que han sido "muchos" y que constituyen una "seña de identidad" de lo que ha representado el Ejecutivo de la Xunta liderado por el PSdeG.

Blanco informó de que este sábado comenzó su intervención ante el consello nacional leyendo una noticia de prensa según la cual la iniciativa privada se está preparando para el nuevo tiempo respecto a las escuelas infantiles.

"Eso es lo que nos espera: un retroceso en conquistas sociales, que tenemos que tratar de evitar. Desde luego, el PSOE tiene que trabajar para impedir que Feijóo ponga la marcha atrás, sea cual sea el coche que utilice", ironizó en referencia a la polémica que los populares difundieron en campaña sobre los vehículos oficiales de la Xunta y la intención de cambiar de coche del candidato.

El vicesecretario del PSOE, por tanto, apostó por que su partido haga una oposición "implacable, constructiva, desde el primer día de este nuevo tiempo político". En la reflexión que se abre en el PSdeG, dijo Blanco, es preciso

reivindicar "los aciertos" de Emilio Pérez Touriño al frente de los socialistas gallegos, ya que cogió el partido "en las cenizas", con 13 diputados, escasos alcaldes y lo proyectó "al éxito" y al mayor respaldo electoral que nunca habían tenido.

A este respecto, indicó que en el partido reconocen el trabajo del presidente en funciones, que hoy no asistió a la reunión, tanto en el partido como en la Xunta pero, dijo, es hora de ver "en qué hemos fallado".

A este respecto, insistió en que el problema no ha sido la formación de una coalición con el BNG, sino "haber competido dentro del Gobierno, y eso lo han visto con toda claridad los ciudadanos y lo han castigado en las urnas".

"Nos debemos a todos los gallegos que nos han votado y a los que nos desean votar una vez hayamos matizado algunas cuestiones que han disgustado y nos han producido una desafección", dijo Blanco.

El dirigente socialista, además, rebatió las lecturas "precipitadas" de las elecciones gallegas en el ámbito nacional, las de quienes como en el PP han comenzado a hablar de cambio de ciclo político.

"Es verdad que eso me suena a viejo, como viejo es el PP", señaló Blanco, que recordó que cuando en 2007, cuando los populares tuvieron más votos que los socialistas en las municipales, "dijeron exactamente lo mismo, y luego el PSOE ganó con más apoyos las generales" en 2008.

"Rajoy es prisionero de su pasado", agregó Blanco, y mientras el PP "no se renueve, no renueve sus rostros, no cambie su...