Blanco: "No es posible que las autovías y el AVE lleguen a la puerta de cada casa"

Entrevista al ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco

José Blanco (Palas de Rei, Lugo; 1962) cumple un año en el Gobierno después de toda una vida en el aparato del PSOE. Le toca lidiar con vacas flacas. Una oportunidad para cambiar radicalmente la política de un ministerio, el de Fomento, con una enorme influencia en la vida económica del país, dada su capacidad de gasto. Blanco quiere "hacer más con menos": proyectos más racionales, más eficientes, frente al glamour arquitectónico y el AVE para todos de la pasada década. Incluso está decidido a renunciar a obras ya licitadas.

Pregunta. Estos días cumple su primer año como ministro. ¿Qué balance hace?

Respuesta. El balance corresponde a otros. Creo que hemos tratado de cumplir con el objetivo que se marcó el presidente del Gobierno para resolver actuaciones, buscar acuerdos con comunidades autónomas y tratar de mantener una inversión pública, en un momento de crisis económica, que genera actividad, que tiene repercusión en el empleo y prepara al país para que pueda ser mucho más competitivo. Hemos llegado a acuerdos con la mayoría de las comunidades, y en reformas estructurales como es la Ley de Puertos. He hecho una apuesta por la seguridad y por rebajar los costes de navegación aérea, quizá la que ha tenido más repercusión.

P. ¿Ha sido difícil pasar de ser martillo de la oposición desde el PSOE a pactar con muchas comunidades gobernadas por el PP?

R. Con todas las comunidades he llegado a acuerdos. Tenía una deuda conmigo mismo: demostrarme que podía gestionar desde lo público y hacerlo con eficiencia y desde el acuerdo. No me ha resultado difícil, aunque alguna sorpresa me he llevado.

P. ¿Alguna sorpresa?

R. Sí, porque en una época de gran crecimiento todo el mundo aspiraba a tener las estaciones de los arquitectos más afamados y creo que hay que introducir una dosis de racionalidad a la hora de diseñar nuestras infraestructuras. He adecuado, y aún hay mucho por hacer, los pliegos para tratar de que al final la obra se ajuste a los proyectos licitados. En este sentido, es positiva la decisión del Gobierno de limitar los modificados, respondiendo también a una indicación de la Unión Europea, al 10% [del presupuesto inicial], porque tenemos que ser mucho más disciplinados al proyectar y ejecutar la obra pública. Hay muchos ámbitos en los que se puede introducir austeridad. El Gobierno va a presentar un plan de austeridad en los próximos días y el ministerio hará su aportación, de reducir gasto corriente, cargos...

(Entrevista completa en el documento adjunto)