Blanco pide autocrítica a empresarios, sindicatos, financieros y Gobierno

Afirmó que la crisis financiera internacional ha puesto al descubierto los desequilibrios que venía incubando la economía española desde finales de los noventa

El ministro de Fomento, José Blanco, ha señalado que tanto los gestores públicos, como los empresarios, sindicatos y representantes del sector financiero deberían hacer un "sincero ejercicio de autocrítica" por las consecuencias de la crisis económica.

En la inauguración del curso "El nuevo sistema financiero, las nuevas infraestructuras y el nuevo mercado laboral" en la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo (UIMP), Blanco afirmó que la crisis financiera internacional ha puesto al descubierto los desequilibrios que venía incubando la economía española desde finales de los noventa y ha agudizado sus consecuencias negativas.

A pesar de la crisis internacional, subrayó que la economía española "estaba destinada" a sufrir una fase de ajuste, y añadió: "en este foro" hay muchos sectores implicados.

"Todos los gobiernos cometen errores en política económica, y sería ingenuo por mi parte pretender hacer creer que nuestro Gobierno ha sido una excepción".

Dijo que nunca antes la Administración había hecho un ejercicio de tanta austeridad, algo que ha permitido reducir en 2010 el déficit público en 20.000 millones de euros pero consideró "indispensable" que el resto de las administraciones sean austeras.

En lo que denominó su "ejercicio de autocrítica", puso el acento en la legislatura anterior, cuando "paradójicamente", se alcanzaron los mejores resultados económicos de la democracia.

No obstante, reconoció que a pesar de esos logros España no fue lo suficientemente "contundente" a la hora de cambiar los desequilibrios del modelo económico "heredado" porque cuando se está sobre la cresta de la ola "es muy difícil bajarse".

Añadió que la burbuja inmobiliaria salvó "teóricamente" la situación económica, pero esa misma burbuja es la que ha llevado en gran medida a la fuerte crisis actual.

Por ello dijo que "hay que responsabilizarse, y el Gobierno lo está haciendo" con la agenda de reforma más intensa de los últimos 20 años, especialmente la del sector financiero, la de las pensiones y la de negociación colectiva que complementa a la del mercado de trabajo.

"Una agenda reformista dirigida a garantizar la sostenibilidad de nuestro bienestar en un contexto de alta competitividad global", añadió Blanco.

El ministro recalcó que en los momentos de crisis es cuando se hacen los grandes cambios estructurales y que el Gobierno ha acometido dicha agenda "reformista" dirigida a garantizar la sostenibilidad del bienestar en un contexto "de alta competitividad global".