Bono critica que dirigentes de la Iglesia no abran la boca cuando gobierna el PP y no la cierren cuando lo hace el PSOE

Considera "respetuoso, tolerante y democrático" el comunicado de la Ejecutiva Federal socialista

El ex ministro de Defensa José Bono defendió hoy la postura de la Ejecutiva Federal del PSOE ante la manifestación del pasado día 30 en Madrid en defensa de la familia tradicional y criticó la actitud de "algunos dirigentes de la Iglesia española" por no abrir la boca cuando gobierna el PP y no cerrarla cuando lo hace el PSOE.

"Es una verdad irrefutable que algunos dirigentes de la Iglesia española, cuando gobierna el PP no abren la boca y cuando gobierna el PSOE no la cierran", enfatizó Bono en declaraciones a Europa Press, al tiempo que consideró un ejercicio "equivocado" el hecho de "estar permanentemente echando pulsos al mismo gobierno y al mismo partido" porque "perderemos todos". 

El ex presidente de Catilla-La Mancha consideró "respetuoso, tolerante y democrático" el comunicado de la Ejecutiva Federal socialista en el que apela a la legitimidad constitucional y recuerda que hechos como la concentración del pasado sábado en la capital "se apartan de los fundamentos esenciales de la democracia".

Bono, católico confeso, pidió a "algunos obispos" que reflexionen sobre el hecho "incuestionable" de que España es el país de Europa que "mejor trata a la Iglesia católica en el presupuesto, en la enseñanza, en los Ejércitos, en tantos otros lugares".

Tras recordar que "como cristiano" se siente en la obligación de defender a "divorciados, homosexuales y diferentes" cuando "se les ataca y ayudarles a ser felices", incidió en que "los mejores cristianos no lo son por votar a las derechas o por defender dogmas que arruinan la vida del prójimo" y recordó que cuestiones comola biotecnología y el trabajo con células madre "no pueden condenarse invocando a Dios sin escuchar al prójimo que padece la enfermedad".

Bono, quien reiteró que la posición de la Ejecutiva Federal socialista es respetuosa "con la iglesia y con todos los ciudadanos españoles, piensen lo que piensen, voten lo que voten,  recen a quien recen, o no recen a nadie", aseguró respetar "a todas las religiones" empezando por la suya, "la católica, cuando se manifiesta y hasta cuando calla".

"A los Obispos y a los cristianos --concluyó-- no se nos va a juzgar por llenar las calles de personas contra el Gobierno de Zapatero sino, mas bien, por tener las iglesias y les seminarios vacíos".