Caldera anima a los progresistas de EEUU y España a fijar una agenda común para lograr un modelo económico sostenible

Primer año de Obama: el Partido Demócrata pide tiempo y advierte de la ferocidad de la derecha contra las reformas

El Director Ejecutivo del Comité de campaña del Partido Demócrata durante las pasadas elecciones, Tom McMahon, y la Vicepresidenta del área de Comunicación del Center for American Progress, Jennifer Palmieri, en el marco de un desayuno organizado por la Fundación IDEAS para analizar el primer año de gobierno de Barack Obama, han coincidido en reclamar al mundo paciencia para que se puedan ver los resultados de las medidas que está adoptando la nueva Administración americana, al tiempo que han advertido de la ferocidad del Partido Republicano y de la derecha internacional y sus medios de comunicación afines para tratar de impedir las reformas.

El acto comenzó con una intervención del responsable de la Fundación IDEAS, Jesús Caldera, quien mostró su satisfacción por la nueva era que se ha abierto en las relaciones entre España y Estados Unidos, y animó a los progresistas de ambos países y de todo el mundo a fijar una agenda común para, una vez superada la crisis económica, cambiar el modelo económico y reemplazarlo por otro, solidario y multilateral, que sea económica, social y ecológicamente sostenible.

En este sentido, Caldera apeló a las energías renovables como una alternativa para generar nuevos empleos y de combatir a la vez el cambio climático, y pidió a la comunidad progresista internacional avanzar de manera decidida en la lucha contra la pobreza y el hambre, al objeto de establecer unas relaciones económicas más justas y solidarias, que a su vez serán la base para conseguir una paz duradera y combatir el terrorismo internacional.

Por su parte, Tom McMahon, Director Ejecutivo del Comité de campaña del Partido Demócrata, ha explicado que, durante este primer año de Gobierno de Obama, éste ha tenido que encarar, como prioridad, las consecuencias derivadas del derrumbe económico de buena parte del sistema financiero, lo que le ocupado mucho tiempo y energías.

En cualquier caso, y aunque no se perciban aún con claridad en Europa y en el resto del mundo, durante este primer año, Obama ha puesto las bases para acometer una serie de reformas, económicas y sociales. En este sentido, ha advertido de la ferocidad de la derecha estadounidense y mundial, y de sus satélites mediáticos, para impedir que fructifiquen los cambios.

Palmieri ha acusado a los republicanos de esquivar el debate de ideas con el Presidente Obama mientras alientan una campaña de desprestigio contra su figura que lleva incluso a la pura invención de noticias. McMahon ha puesto como ejemplo el hecho de que un sector de los mass media estadounidenses difunden la noticia de que Obama no es norteamericano, sino que nació en Kenya.

McMahon y Palmieri han descartado que la derrota electoral anoche en Virginia y Nueva Jersey pueda ser un referente de descontento con respecto a la gestión de Obama que se pueda extrapolar a todo Estados Unidos. De hecho, según explicaron, la derrota en Virginia se ha debido a que los electores progresistas no se han movilizado y, en el caso de Nueva Jersey, ha sido fundamental el papel que ha jugado un grupo de independientes que en 2008 se movilizó en apoyo de Obama.

En cualquier caso, ambos han confirmado que Obama mantiene una agenda progresista ambiciosa, que incluye entre otros objetivos la lucha contra el cambio climático. Esta agenda se desplegará una vez superados los agobios de la crisis económica y financiera.

El acto, moderado por Javier Valen...