Caldera culpa de la crisis mundial al capitalismo sin límites estadounidense

Valora el plan de rescate del Gobierno de EEUU, aunque considera que debe ir acompañado de otras medidas

El secretario de Ideas y Programas del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Jesús Caldera, culpó ayer de la crisis económica mundial al "capitalismos sin límites" que se ha permitido en Estados Unidos.

Caldera se reunió en Washington con miembros del centro de estudios progresistas Policy Network para preparar una reunión de líderes progresistas, que se celebrará en Chile del 26 al 29 de octubre.

Según dijo a Efe, en estas reuniones se ha definido la agenda de que se tratará en el encuentro, entre los que destacó la crisis financiera internacional y el cambio climático.

Para el dirigente socialista "la crisis financiera muestra un fallo de mercado debido a las políticas de desregulación norteamericana, que está pagando todo el mundo".

Caldera apuntó como foco del problema a Estados Unidos,"donde se han permitido prácticas de riesgo basadas en la avaricia y en un ejercicio del capitalismo sin límites, que ha comprometido incluso los depósitos de las familias americanas".

"Esto ha sido un desastre y hay que proveer soluciones que den garantías a los ahorradores", subrayó.

En este sentido valoró el rescate propugnado por el Gobierno estadounidense, aunque consideró que debe ir acompañada de otras

medidas "que impidan que en el futuro vuelva a suceder algo así", entre ellas la supervisión de las entidades financieras.

A este respecto recordó la propuesta que presentaron ante la ONU el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, para crear un organismo global que supervise sistemas financieros.

Algo que a su juicio sería una garantía tanto para los mercados como para los consumidores.

España dijo que está "más preparada que nunca para afrontar una crisis" y aseguró que la partida presupuestara destinada a las pensiones, a la financiación de la ley de dependencia y al gasto en infraestructuras está garantizado.

"Aunque tengamos un ligero déficit el año que viene y este año, como hemos tenido gran superávit en los años anteriores podremos permitirnos financiar estas políticas", afirmó.

El Gobierno español ha rebajado en siete décimas, hasta el 1,6 por ciento, su previsión de crecimiento para este año y en 1,3 puntos la de 2009. Además, ha estimado un déficit de las arcas públicas de 17.100

millones de euros (unos 25.000 millones de dólares), lo que representa el 1,5 por ciento del PIB