Caldera dice que organizará el "laboratorio de ideas" para evitar que el proyecto socialista se "marchite"

Cree que el PP está inmerso en un debate "de pasado" y dice que el Congreso del PSOE de 2000 fue "hiperdemocrático y muy abierto"

El ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales Jesús Caldera insistió hoy en que la macrofundación, que le ha sido encomendada por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, "no es un castigo" y aseguró que ambos se han comprometido a "organizar bien" este "laboratorio de ideas" para dar respuesta a los problemas de futuro y, de esta forma, evitar que el "proyecto se pueda marchitar".



"Hay vida fuera del Gobierno. Siempre hay que estar preparado cuando uno está en un lugar de representación de que eso puede cambiar", indicó en declaraciones a Telecinco recogidas por Europa Press, para hacer hincapié en que ni él ni Rodríguez Zapatero consideran la nueva tarea como "una represalia".



Cuestionado sobre si se fusionarán todas las fundaciones dependientes del PSOE, Caldera estimó que es "probable", pero que la decisión se tomará en el Congreso Federal de julio. A su juicio, lo más importante es ahora abordar una serie de problemas internacionales que "afectan a nuestro futuro de forma determinante" como son, dijo, la crisis alimentaria, la necesidad de enfocar una nueva globalización económica, el cambio climático o la igualdad.



"Somos el único país del mundo desarrollado que ha aumentado la ayuda al desarrollo, tal y como nos comprometimos. Podemos animar un debate internacional señalando lo que es imposible de aceptar, que es que haya cientos de millones de personas que no tienen nada que llevarse a la boca, y las consecuencias gravísimas que puede generar esta situación", explicó.



Asimismo, el ex ministro resaltó el "ambicioso" programa socialista, que, a su juicio, se pone de manifiesto en la "división" que ha hecho Zapatero de la que fuera su cartera, y que ahora, recae en manos de Celestino Corbacho. "El presidente lo que ha hecho es dividir un ministerio que tenía muchas competencias en tres Departamentos: uno de Igualdad, otro de Trabajo e Inmigración y otro de Educación y Políticas Sociales".



DEBATE "DE PASADO" EN EL PP



Por otro lado, Caldera considera que los dirigentes populares están debatiendo "bastante más de pasado que de futuro" de cara al Congreso Nacional que el principal partido de la oposición celebrará en junio. "Están intentando resolver  lo que ocurrió en el pasado más que poner el foco en lo que debe ser un proyecto de futuro", remachó.



En este sentido, prosiguió que tanto él como el PSOE "van a pensar en el futuro" porque es lo "exigible" a un partido político, y destacó que el Congreso Federal socialista del año 2000 fue "hiperdemocrático y muy abierto". "Lo que hicimos fue presentar un proyecto, no una lucha por el poder", recalcó para insistir en que, de la mano de "un proyecto ilusionante", se miró "más hacia fuera que hacia dentro.