Caldera: “La inmigración es inevitable para el desarrollo global y para construir un mundo más eficiente en lo económico y más cohesionado en lo social”

Reclama “libre comercio para que los productos de África y Asia accedan a los mercados europeos”, y “libre movilidad para las personas que buscan una remuneración adecuada a sus capacidades”

El vicepresidente ejecutivo y máximo responsable de la Fundación IDEAS, Jesús Caldera, ha defendido este martes en Dakar (Senegal), donde ha participado en una mesa de trabajo sobre inmigración y desarrollo en el marco del Foro Social Mundial, las bondades del fenómeno migratorio, del que dijo es “inevitable, perdurable y positivo tanto en términos económicos como sociales”.

En un debate junto a personalidades de la talla de Massimo D´Alema, Presidente de FEPS y ex primer ministro italiano, Caldera ha asegurado que “si aspiramos a un mundo donde las desigualdades se reduzcan, debemos facilitar un proceso de nivelación económica entre las regiones desarrolladas y las deprimidas”, para lo que considera importante que haya “libre comercio para los productos más baratos de África y Asia que intentan acceder a los mercados europeos, y libre movilidad para las personas que buscan una remuneración adecuada a sus capacidades”.

El ex ministro de Trabajo de España ha recordado que, según los últimos informes de la OCDE sobre migraciones y economía, EE UU necesitará en los próximos 20 años 20 millones de inmigrantes cualificados, mientras que Europa precisará casi 50 millones “pues el descenso de población activa ya ha comenzado en países como Alemania”.

En su opinión, para los países desarrollados, la dimensión económica del fenómeno migratorio es vital, pues, sin inmigración, “el futuro de los Estados de Bienestar europeos está seriamente amenazado”.

Tras analizar la vertiente económica del fenómeno migratorio, a continuación Jesús Caldera abordó las consecuencias de las migraciones desde el punto de vista social y cultural. Tras rechazar los discursos de tinte xenófobo y los que estigmatizan al inmigrante, destacó que las sociedades más diversas y abiertas “son también sociedades más creativas, cohesionadas y menos conflictivas”.

En este sentido, el vicepresidente de IDEAS declaró que es necesario poner en marcha políticas integradoras que fomenten la convivencia en total igualdad de todos los ciudadanos con independencia de su origen nacional, etnia o religión. “Todos –aseveró- hemos de tener los mismo derechos y las mismas obligaciones, que son los que marca la ley. Y el respeto a ésta ha de ser total, ya que ahí se fundamenta nuestra pertenencia a la comunidad política”.

Como ejemplo de un modelo inmigratorio de éxito, basado en políticas integradoras, Jesús Caldera citó el caso de España, “que ha logrado convertirse en un referente tanto en gestión como en integración de flujos migratorios gracias a tres elementos claves: la cooperación con los países de origen, la regulación de flujos vinculados a la evolución del mercado laboral, y finalmente, una clara senda de itinerarios de integración social”.

El vicepresidente de IDEAS defendió que la integración no solo se consigue poniendo en marcha políticas públicas, sino también a través de un discurso político tolerante. Por lo tanto, según Jesús Caldera, los progresistas han de confrontar de manera directa y clara el discurso con tintes xenófobos de la derecha, “ya que el discurso positivo hacia la inmigración evita reacciones de rechazo y reduce la posibilidad de que se produzcan incidentes racistas”.

Finalmente, a modo de conclusión, Caldera indicó que “los movimientos migratorios son ya, y lo ser&aacut...