"Camps ha perdido el respeto a los valencianos y a sí mismo"

Leire Pajín hace balance de los 16 meses que lleva al frente de la Secretaría de Organización del PSOE

ANABEL DÍEZ. Con 16 meses al frente del aparato del partido, esta dirigente reconoce que fue consciente de que tendría que afrontar situaciones difíciles. En efecto, le toca defender al Gobierno en sus horas más bajas. Lo hace aferrada a sus "principios"

Leire Pajín (San Sebastián, 1976), secretaria de Organización del PSOE, manifiesta su "pasión" por la política, defiende la honradez "del 99%" de los políticos españoles, según datos de la Fiscalía. Acusa al Partido Popular de haber puesto en marcha una ofensiva "para derribar al Gobierno", similar a la que emprendió en los noventa contra el Ejecutivo de Felipe González "a costa de lo que sea". Se siente absolutamente apoyada por su partido.

Pregunta. Usted se ha hecho cargo del aparato del PSOE en el momento peor desde hace muchos años. ¿Qué cree que su partido espera de usted?

Respuesta. Los militantes como los votantes del PSOE lo que más esperan es que no dejemos a nadie tirado en la cuneta. Que estemos más cerca que nunca, si cabe, de la gente que peor lo está pasando y practiquemos una política que no deje a nadie tirado en el camino. A eso voy a dedicar toda mi lealtad, todo mi esfuerzo y toda mi pasión por la política.

P. Usted tiene la potestas que le ha dado un Congreso del partido y, por tanto, un inmenso poder ya que en el PSOE su cargo es de gran relevancia. Pasado un año de su nombramiento, ¿considera que también tiene la auctoritas, el respeto de sus militantes?

R. La autoridad tal y como se entiende en el PSOE no se impone, se ejerce y se gana cada día. Cuando fui nombrada secretaria de Estado de Cooperación Internacional, con 27 años, algunos dijeron que era poco oportuno que una mujer ajena a ese ministerio, con esa edad, pudiera ser secretaria de Estado. Cuando nos marchamos de allí, esa misma gente reconoció el trabajo que había hecho ese equipo. Ese día aprendí que lo importante no es cómo uno llega o con que auctoritas, sino cómo una se va de esa responsabilidad.

P. ¿Su peor trago ha sido tener que enfrentarse con los concejales de Benidorm, incluida su madre, por hacerse con la alcaldía gracias al voto de un tránsfuga?

R. Cuando acepté ser secretaria de Organización sabía que iba a vivir momentos más fáciles y otros más complicados. Lo importante es aplicar siempre los principios y las normas del partido con independencia del contexto y de a quién se aplican. A partir de ahí, los momentos más difíciles para mí en política han tenido que ver con los atentados terroristas, especialmente los de la T-4 y los del 11-M. Y, lo que realmente me cuesta tragar es la difamación y las mentiras que sigue aplicando la derecha en la política. Quienes han intentado difamar y cuestionar mi liderazgo están fuera del PSOE, no dentro del PSOE.

P. A usted y a su partido se les ha privado durante meses de tener la representación que les corresponde en el Senado al impedir que accediera a su escaño de senadora y las Cortes Valencianas bloquean la información sobre el caso Gürtel. ¿Cree que hay un problema de calidad democrática en la Comunidad Valenciana?

R. La actitud democrática de los dirigentes populares valencianos es atípica y muy deficiente. Ahora bien, el presidente Francisco Camps fue elegido democráticamente y yo siempre le he tenido un profundo respeto. Pero creo que perdió el respeto a los valencianos y últimamente se ha per...