Cándida Martínez: "Reducir la enseñanza común lleva a bajar el nivel cultural del país"

Entrevista a la Portavoz de Educación del PSOE en el Congreso

Dicen que el partido de quien gobierna pinta poco durante el mandato. La batuta la mueve el Ejecutivo. Es algo discutible en el caso de la educación, un área difícil de dirigir sin bagaje, muy cercana a las ideologías que están en la esencia del discurso de los partidos. Así, Cándida Martínez (Vélez Blanco, Almería, 1951), que conoce la educación de patear aulas -ha sido consejera del ramo en Andalucía durante ocho años-, también el ruedo parlamentario -es la portavoz de Educación del PSOE en el Congreso- y el del partido que la mandó hace dos años a Madrid -es además la responsable de Educación de la Ejecutiva socialista- sí tiene mucho que decir sobre el pacto.

Pregunta. ¿Cree que va a salir el pacto?

Respuesta. Vamos a trabajar para que salga. Esto no es una cuestión de creencias, es cuestión de poner voluntad, esfuerzo y tener capacidad de diálogo. Con esos elementos tiene sin duda muchas posibilidades de salir. No es una cuestión de creencias sino de convicciones.

P. ¿Cuáles son los principales escollos hoy por hoy?

R. Que desde algunos grupos políticos se pretende meter todo en el pacto.

P. ¿Qué es todo?

R. Todos los temas que cada grupo tiene pendientes. Lógicamente cada uno tiene un programa electoral, como las organizaciones sindicales tienen su programa sindical. Si pretendemos que todo, lo de todos, esté en este pacto, es difícil que podamos llegar al acuerdo. Por tanto, para conseguirlo hay que poner sobre la mesa, sobre todo, las cosas que tenemos en común, que son muchas, pero no pretender plantear el programa electoral.

P. ¿Qué es lo que urge pactar entonces? ¿Medidas contra el fracaso escolar?

R. Lo que urge es mejorar el rendimiento escolar; abordar con profundidad la formación profesional para que dé respuesta a la nueva situación económica y sirva además para impulsar el nuevo modelo de crecimiento económico; apoyar al profesorado con la formación inicial y su reconocimiento social. La equidad es imprescindible, una de nuestras fortalezas como sistema educativo, pero hay que profundizar en ella, y también es importante modernizar nuestro sistema educativo para que responda a los retos y posibilidades que ofrece el siglo XXI.

P. ¿A qué no está dispuesto a renunciar su grupo por el pacto?

R. A la equidad, a la igualdad de oportunidades, a que nadie se quede atrás por una medida u otra, a que haya segregación. Al refuerzo de la educación pública. El pacto no puede significar nunca que haya segregación

P. ¿Cree que con la ampliación del Bachillerato a tres años, a partir de los 15, que pide el PP, se reduce la educación común básica para todos hasta los 16 y puede correr peligro la equidad?

R. La enseñanza común hasta los 16 años es un logro de este país y es irrenunciable. Ya hay opciones de diversificación en 4º de ESO, los recoge la ley orgánica, pero con elementos comunes, materias. Rebajar la enseñanza común es rebajar el nivel cultural del país y el esfuerzo que los jóvenes tienen que hacer por tener una buena formación que les permita luego tomar opciones profesionales y académicas con más criterio y con opciones más amplias. Quien no tiene una buena formación no puede hacerlo. Otra cosa es deba...