Carme Chacón: es un “acuerdo histórico” y demuestra que desde “la diplomacia y el multilateralismo” se puede resolver la cuestión nuclear iraní y contribuir a la estabilidad de la región

La secretaria de Relaciones Internacionales, Carme Chacón, ha calificado como “histórico el acuerdo nuclear alcanzado entre las seis potencias del grupo P5+1, la UE e Irán y ha destacado que “la apuesta clara por la diplomacia y el multilateralismo ha abierto un vía sólida para resolver la cuestión nuclear iraní y contribuir a la estabilidad de la región”.

Sobre el contenido del acuerdo y su alcance, Chacón ha señalado que no sólo supone garantizar el bloqueo a las vías de acceso de Irán a la bomba atómica, a cambio de un levantamiento de las sanciones que ahogan la economía de ese país y de poner fin  a su aislamiento internacional. También contempla un acuerdo que tendrá un fuerte impacto en los equilibrios geoestratégicos en la región, que va a traer cambios importantes para Irán y para los países vecinos contribuyendo a la paz, la estabilidad y la seguridad en Oriente Medio.

“Debemos felicitarnos por ser un pacto firmado por todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y por el papel clave jugado por la Unión Europea a través de su representante de política exterior, Federica Mogherini porque es importante que la UE esté presente y participe activamente en los asuntos globales”, ha destacado.

Sobre el proceso, Carme Chacón ha valorado el “importante esfuerzo negociador” de la Comunidad Internacional para tratar de poner fin a décadas de enfrentamiento con Irán, que ha requerido casi dos años de negociaciones por parte del grupo conocido como P5+1 (EEUU, China, Rusia, Reino Unido, Francia, Alemania y la UE) y este país.

 “El principio de acuerdo alcanzado el pasado mes de abril, en Lausana, fue un paso decisivo para que hoy se haya producido finalmente este acuerdo global y definitivo, poniendo de manifiesto la voluntad política de las partes de alcanzar un pacto por la vía del diálogo”. En este sentido, ha  destacado especialmente el “coraje” y la “perseverancia” de Irán y de Estados Unidos que han tenido que “mirar de reojo a sus bases más duras que no querían el acuerdo”. “Es un acuerdo histórico si tenemos en cuenta que hasta hace poco era impensable que EEUU e Irán, enemigos declarados, se sentaran en la misma mesa”, ha concluido.