Carmen Calvo pide al PP que no diga cómo tiene que ser el apoyo del PSOE contra el desafío independentista

Asegura que la negativa socialista ante la tramitación de la ley de transitoriedad será tan "firme" como lo sean las actuaciones del Ejecutivo

30/08/2017

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, se ha quejado este miércoles de lo "insólito" que resulta "escuchar al PP qué PSOE quiere" y ha sugerido que la formación que sustenta el Gobierno ha de "empezar a entender" lo que significa "jugar en democracia".

Además, ha asegurado que la negativa socialista ante la tramitación de la ley de transitoriedad será tan "firme" como lo sean las actuaciones del Ejecutivo.

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, Calvo ha argumentado que, pese a que en su partido están "acostumbrados al daltonismo político (del PP) cuando habla de la mezcla de colores con Podemos", los populares tienen que "entender que jugar en democracia significa que la oposición tiene que cumplir con su programa".

Así, según ella, el PP quiere un PSOE "que no le haga oposición, que le haga el juego", sin embargo, ha apuntado que su principal adversario es "la derecha": "Ya sé que quiere otro PSOE, pero este es el PSOE de siempre", ha recalcado.

Preguntada sobre el apoyo que la formación socialista dará al Gobierno ante los últimos movimientos del bloque independentista --con la tramitación de la ley de transitoriedad--, la secretaria de Igualdad lo ha atajado: "Nuestro apoyo será tan claro y firme como claro y firme sea lo que va a hacer el Gobierno", añadiendo que eso es algo que "aún" no saben.

En este sentido, ha recordado que existe una "jerarquía" por la que "todo el mundo" tiene que cumplir la Constitución: "Desde los ciudadanos hasta las instituciones y cargos públicos". De esta forma, Calvo ha afirmado que, al igual que lo hicieron con otras, "parece lo propio" llevar al Tribunal Constitucional (TC) esta nueva ley, que ha tachado de "chapucera".

Sobre una posible aplicación del artículo 155 de la Constitución, opina que el Gobierno puede haber pecado de "poco cauto", porque "tendría que haber previsto los plazos del Senado". A pesar de eso, ha recordado que desde el Ejecutivo se dijo que "no lo va a plantear".