Cercas confía en que la Eurocámara frenará la jornada de 65 horas

"Hay tres millones de médicos y estudiantes de medicina pidiendo a los diputados que no sigan al Consejo", afirma

El ponente en el Parlamento Europeo (PE) de la directiva de tiempo de trabajo, el español Alejandro Cercas (PSOE), confió este lunes en lograr la mayoría suficiente en la Eurocámara para frenar la aprobación de la nueva norma, que elevaría la jornada laboral hasta un máximo de 65 horas.

"Yo tengo la confianza cierta de que el miércoles vamos a ganar y vamos a abrir una conciliación" con los gobiernos para enmendar el texto, aseguró Cercas en declaraciones a los periodistas antes del comienzo del pleno que debatirá el asunto.

El eurodiputado español, principal negociador del PE en este dossier, se mostró confiado de cara a la votación que tendrá lugar dentro de dos días y en la que la cámara necesita el voto de 393 diputados -la mitad más uno- para oponerse a lo pactado por los Estados miembros.

Según Cercas, hay una amplía mayoría de parlamentarios en contra de las disposiciones del texto que afectan directamente a los médicos, que hoy se manifestaron en Estrasburgo (Francia) en contra de la nueva legislación.

De aprobarse tal y como está formulada ahora, la directiva establecería que la parte inactiva de las guardias sanitarias no es tiempo de trabajo y eliminaría el descanso obligatorio inmediatamente después de una guardia.

"Hay tres millones de médicos y estudiantes de medicina pidiendo a los diputados que no sigan al Consejo", recordó Cercas.

Además, confió también en que la Eurocámara se oponga a la generalización de la hasta ahora transitoria cláusula del "opt-out", que se aplica en algunos países y que permite superar la jornada laboral habitual en caso de acuerdo entre el trabajador y el empresario hasta un tope de 65 horas semanales de media.

Cercas vaticinó una votación ajustada en este caso, porque aunque "hay una mayoría de eurodiputados que está en contra del 'opt-out'", dijo, hay "una presión tremenda" para que muchos de ellos sigan lo dictado por su gobierno, aseguró.

En su opinión, la aprobación del texto como salió del acuerdo de junio entre los Veintisiete sería "un siniestro" para los trabajadores y significaría "un retroceso hacia sistemas d relaciones industriales donde las leyes y los convenios serán papel mojado, porque la relación laboral se va a fijar entre el trabajador y el empresario".

"Creo que se han pasado en esta locura de desregular todo, de que las leyes pierdan su carácter obligatorio", criticó el eurodiputado.

Cercas advirtió además de que, aunque países como España hayan dicho que no aplicarán la directiva, su aprobación supondría que una parte de Europa tuviese "largas jornadas de trabajo y otra no", lo que fomentaría la "competencia desleal" entre los Estados.

"Estaremos todos afectados de forma directa o indirecta", aseguró el diputado del PSOE, que advirtió además de que la directiva puede sentar "un precedente" de cara a "hacer que todos los derechos sean renunciables" en el ámbito laboral.