César Luena: "El PSOE no va a admitir negociaciones en exclusividad porque los vetos solo garantizan que Rajoy siga gobernando"

Madrid, 7 de febrero de 2016.- “Sumando se está más cerca del cambio” y con esa premisa el Partido Socialista encara la próxima semana. Hay que sumar “con generosidad y hay que abandonar el veto y el bloqueo”, ha afirmado este mediodía en Madrid el secretario de organización, César Luena. El bloqueo de Mariano Rajoy ha terminado, pero “el PSOE no va a admitir negociaciones en exclusividad porque los vetos solo garantizan que Rajoy siga gobernando”, ha advertido el número dos del PSOE.

En un encuentro con alcaldes socialistas de la Comunidad de Madrid, en la sede del PSOE-M, Luena ha explicado que “con el PSOE se pasa de la política que da la espalda a los ciudadanos” de Rajoy, que ha demostrado tras el 20D su “escapismo, deslealtad e irresponsabilidad con España”, a la “política que da la mano a los ciudadanos” con un Pedro Sánchez que trabaja desde la “voluntad”, con “responsabilidad y generosidad” y que representa “la nueva política”.

Se trata de “sumar para que haya un cambio progresista y quien crea que gana haciendo perder a todos, haciendo perder a la sociedad, perderá más que nadie”, ha advertido Luena a Podemos. El número dos del PSOE ha insistido en que, para los socialistas, el veto es “una condición inasumible”. “No queremos que siga gobernando ni el PP ni Rajoy y creemos que se puede aglutinar a las fuerzas del cambio para que haya una alianza progresista y un acuerdo en políticas, es posible hacerlo pero para eso, otros deben elegir”, ha marcado Luena. El secretario de organización ha recordado “la evolución curiosa” de la nueva formación política: “de los grupos, a los cuatro ministerios y ahora bloqueos y vetos”, unos “vetos excluyentes que benefician a Rajoy” y “los votantes de Podemos no esperan eso”.

“El PSOE marca los tiempos, el ritmo y los contenidos porque nos preocupan las políticas y el proyecto de país”, ha seguido Luena, en un momento político en España que “pide mucha responsabilidad y altura de miras” y en el que “el diálogo tiene que ser no para imponer posiciones sino para ceder” en algunos puntos “porque sumar es cambiar y el cambio es el deseo mayoritario de los españoles”.