Comunicado de la Comisión Gestora del PSOE

27/01/2017

Los primeros días del nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el cargo nos indican un cambio radical en la política interior y exterior norteamericana.

No valoramos las distintas manifestaciones del presidente electo durante el periodo de transición. Pero una vez en el cargo, sí debemos analizar su acción. Hasta el momento hemos tenido tuits. Ahora tenemos órdenes presidenciales que son normas con valor político y legal.

Por ello, a estas alturas, queremos manifestar de manera preventiva que:

  • Los Estados Unidos tienen una trayectoria y una responsabilidad histórica con su pueblo y con la comunidad internacional, que arranca de los principios de libertad y democracia que emanan de su propia Constitución y de su papel como uno de los principales arquitectos de la legalidad internacional. Asimismo, tenemos plena confianza en la fortaleza de las instituciones democráticas norteamericanas que sabrán ejercer control, de acuerdo a su Constitución y a sus leyes, como siempre han hecho, sobre su presidente.

  • No obstante, como representantes políticos de millones de ciudadanos españoles, como socialistas, como europeos, nos sorprendemos del cambio que muestran las manifestaciones del presidente Trump, sobre la Unión Europea y las alianzas defensivas de la que formamos parte como aliados. La UE, sus Estados miembros y los Estados Unidos de América compartimos tanto, que no podemos permitir que se nos dé un trato que no sea el de igual a igual. Por ello, reclamamos al Gobierno de España que trabaje activamente con nuestros socios europeos para articular una posición común frente a los retos que plantea la nueva administración Trump y que, por tanto, pida formalmente al presidente del Consejo europeo que convoque de forma urgente una Cumbre extraordinaria para abordar esta situación.

  • No vamos a consentir tampoco trato de desprecio a ningún país amigo de España y de la UE, empezando por México: un país amigo y aliado histórico de España, que siempre ha sido solidario con los españoles, incluso en nuestros peores momentos como en la guerra civil. Debemos recordar que Estados Unidos no ha dejado nunca de gestionar sus fronteras y establecer un alto nivel de exigencia en sus relaciones comerciales y de cualquier tipo. Los demás actores internacionales hemos respetado siempre sus intereses. No hay un lugar para un trato y una relación que no sea respetuoso y de igual a igual. Por tanto, el gobierno de España debe salir enérgicamente en defensa de México y de los mexicanos. España debe defender las buenas relaciones entre México y Estados Unidos. Debe trabajar para ayudar a que los Estados Unidos comprendan que el entendimiento y el dialogo -en lugar del desprecio y las amenazas- con sus vecinos y aliados va en su propio interés, en el interés de toda la comunidad internacional. Por ello, el gobierno debe reclamar la convocatoria urgente de una Cumbre Iberoamericana para abordar este problema de forma conjunta con esta comunidad.

  • Los Estados Unidos no pueden volver a los tristes tiempos de los planteamientos aislacionistas y proteccionistas, olvidando sus responsabilidades con la comunidad internacional y el multilateralismo, que es, en definitiva, el único instrumento para hacer frente a aquellos grandes problemas que nos son comunes, como la búsqueda de la paz, la defensa de los derechos humanos o la lucha contra la pobreza o el cambio climático. Sería un grave error si los Estados Unidos se aíslan y dejan de cumplir con sus obligaciones en las Naciones Unidas y demás instituciones multilaterales. Asimismo, sería un gran error retroceder a los tiempos de las guerras comerciales y de aranceles que, como demuestra la experiencia histórica, solo acaban por generar más pobreza, descontento y, por ende, inestabilidad política. Cuales quiera que sean los problemas que el presidente Trump quiera priorizar, en la comunidad internacional no va a encontrar más que ayuda y colaboración. Hacer creer de nuevo al pueblo norteamericano que todos sus problemas son producto de un supuesto enemigo exterior es torticero e injusto, además de inútil para  gestionar los problemas propios y del mundo.

  • Los socialistas vamos a defender, en el marco de nuestra Unión Europea y de la legalidad internacional, y siempre desde el respeto mutuo, nuestros valores compartidos de democracia, tolerancia, dialogo, igualdad y paz, así como los derechos humanos y la dignidad de todas las personas, vivan o no en nuestro territorio.

  • El Presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, a través de la Embajadora de México en España, y en nombre de todos los socialistas, ha expresado esta mañana su solidaridad y apoyo al pueblo mexicano.