Concentración ante el Ayuntamiento de Mondragón en protesta por el asesinato de Isaías Carrasco

La hija del ex edil asesinado pide un voto masivo para decir a asesinos que no habrá ni un paso atrás

"Pido a los que quieran solidarizarse con mi padre y con nuestro dolor que acudan masivamente a votar el domingo para decir a los asesinos que no vamos a dar ni un solo paso atrás", ha reclamado este sábado la hija mayor del ex edil socialista Isaías Carrasco, asesinado ayer en Mondragón (Guipúzcoa).

Vestida de negro, visiblemente emocionada aunque muy entera, Sandra Carrasco ha leído un comunicado a los periodistas, al término de la concentración celebrada este mediodía ante el Ayuntamiento de Mondragón en protesta por el asesinato de su padre, en la que han participado numerosas autoridades y cargos públicos como la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega y el lehendakari, Juan José Ibarretxe.

Sandra, la mayor de los tres hijos de Isaías Carrasco, ha leído con voz firme un breve comunicado en el que ha agradecido "de corazón" el apoyo del pueblo de Mondragón y de los ciudadanos "anónimos" que se han acercado a ella y a su familia para darles "cariño, apoyo y calor en estos momentos tan duros".

"Gracias por estar con mi madre, con mi hermano Adeil y con mi hermana Ainara", ha agregado la joven, quien también ha agradecido, "de parte de los socialistas" el apoyo recibido.

"A mi padre lo han asesinado por defender la libertad, la democracia y las ideas socialistas, ha sido siempre un hombre valiente que ha dado la cara y los que lo han matado han sido unos cobardes", ha añadido Sandra, antes de pedir que su muerte no sea "manipulada por nadie".

"No lo vamos a tolerar. Yo, mi madre y todos iremos a votar y eso es lo que pido. Los que quieran solidarizarse con mi padre y con nuestro dolor que acudan masivamente a votar el domingo para decir a los asesinos que no vamos a dar ni un solo paso atrás", ha señalado.

Tras leer el comunicado, la joven ha asegurado a los presentes que se encuentra "muy orgullosa" de su padre. "Le quiero", ha añadido, para dirigirse a continuación a sus asesinos: "sólo puedo decir que han sido unos hijos de puta, nada más. Ya me he quedado a gusto", ha concluido.