Corbacho: "El Gobierno apuesta por el diálogo social para el fomento del empleo"

Aprobada la propuesta de reforma laboral, el ministro de Trabajo se muestra "confiado" en el diálogo social y afirma que la reforma se ha hecho "pensando en los trabajadores pero también en la empresa"

(FOTOS DE LA ENTREVISTA EN EL CANAL DEL PSOE EN FLICKR)

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha destacado, tras la aprobación de la reforma laboral, que lo que ha aprobado el Gobierno “es el conjunto de líneas que deben inspirar el diálogo social” para la reforma laboral. Una propuesta con un objetivo claro: “adaptar el mercado laboral al nuevo patrón de crecimiento económico y colocarlo en una buena situación para cuando salgamos de la crisis”. En una entrevista en PSOE TV, el ministro de Trabajo se muestra “confiado” en “la tenacidad del Gobierno” para superar la crisis económica pero “mediante la concertación y el diálogo”. Por eso –asegura- “apostamos por el diálogo social y creemos profundamente en él como método para alcanzar objetivos compartidos”.

Según Corbacho, la propuesta de reforma se ha hecho “pensando en las trabajadoras y trabajadores, pero pensando también en la empresa”. Considera el titular de Trabajo que “la flexibilidad en un mundo globalizado y cambiante es necesaria”, pero entendiendo la flexibilidad como “adaptabilidad a una economía y unas circunstancias” desde el “respeto a los derechos y la seguridad del trabajador”. “Nunca promoveremos la reforma laboral para dañar el interés y los derechos sociales de trabajadoras y trabajadores” porque –según el ministro- “la flexibilidad no es precariedad”.

PENSIONES, UN DEBATE NECESARIO

Celestino Corbacho se refiere además en la entrevista a la propuesta de reforma de las pensiones. “Son 40 recomendaciones –dice- para que sean debatidas y sea el Pacto de Toledo el que determine en qué dirección se deben hacer las reformas para garantizar la sostenibilidad del sistema no a corto sino a largo plazo”. En torno a las amenazas de movilización contra la ampliación de la edad de jubilación, responde el ministro de Trabajo que “es el tiempo para el debate más que para la protesta”, un debate “sereno, tranquilo, en el que caben todas las ideas y todas las propuestas”. Es una materia –concluye- que “podemos aplazar pero no podemos obviar” porque “en el año 2030 habrá 15 millones de pensionistas, pero no se habrá duplicado la población activa”.