Corbacho: En ocho meses se han recolocado 127.197 parados de la construcción

El Gobierno trabaja para redefinir un modelo de crecimiento económico que no se base en el ladrillo

El ministro de Trabajo e Inmigración,Celestino Corbacho, aseguró hoy que entre abril y octubre de 2008 se han contratado 127.197 parados procedentes de la construcción en actividades económicas de otros sectores.

Corbacho respondió así en el pleno del Congreso a la pregunta del diputado del PP José María Michavila sobre cuántos trabajadores desempleados procedentes de la construcción han sido recolocados en otros sectores económicos desde abril de 2008, cuando el Ejecutivo aprobó el plan extraordinario de recolocación de desempleados.

A este respecto, Michavila dijo que desde que el Gobierno presentó el plan hay 600.000 nuevos parados y acusó al Ejecutivo de "hacer demagogia" y de "no tomarse en serio su obligación de devolver el trabajo a los parados que por culpa de su política irresponsable y de su mentira permanente de negar la crisis han perdido su puesto de trabajo".

El diputado popular aseguró que en España la "enorme crisis" en el empleo "es fruto de la desidia, la pereza y la falta de ideas claras del Gobierno", ya que en otros países como Alemania y Francia también hay crisis financiera, pero hay estabilidad en el empleo.

En su respuesta, Corbacho acusó al diputado popular de hacer un "análisis simple de la situación" y explicó que el modelo económico de los últimos años en España se ha basado en la construcción, un sector con alta capacidad de creación de empleo que hizo que España

creciera más que otros países.

Por ello, añadió, como en este momento el sector construcción es el que más empleo está perdiendo, esto marca el diferencial con respecto al resto de la Unión Europea.

El ministro de Trabajo e Inmigración aseguró que el Gobierno está trabajando en planes de recolocación, de redefinición de la formación y, sobre todo, en definir el nuevo patrón de crecimiento de la economía española "para que no vuelva a ser destructora de empleo cuando las cosas no van bien".

El "Plan Extraordinario de Orientación, Formación Profesional e Inserción Laboral" presentado por el Gobierno en abril tuvo un coste de 201,32 millones de euros y dos actuaciones centrales, contratar a 1.500 orientadores y dar una ayuda extraordinaria de 350 euros a los parados con dificultades especiales.