Cuesta recuerda a Montoro que tener que “demostrar la inocencia es la perversión de los más elementales derechos y pone de manifiesto su ignorancia jurídica”

“Se mete ahora en un terreno que desconoce, donde demuestra ser un peligro público en materia de justicia”, ha afirmado el responsable de Libertades Públicas del PSOE _x000D_

Álvaro Cuesta, responsable de Libertades Públicas del PSOE y presidente de la Comisión de Justicia en el Congreso, se ha referido hoy a las declaraciones de Cristóbal Montoro, coordinador de Economía del Partido Popular, en las que emplaza al Gobierno a “demostrar” que las denuncias del PP sobre escuchas ilegales “son falsas”. El portavoz de economía del PP, ha afirmado Cuesta, “se mete ahora en un terreno que desconoce, donde demuestra ser un peligro público en materia de justicia”. Pretender, desde una acusación tan irresponsable como la del PP, ha añadido Cuesta, “que sea el PSOE quien tenga que demostrar su inocencia es la perversión de los más elementales derechos y pone de manifiesto la ignorancia jurídica y el poco respeto a los derechos fundamentales que tiene el señor Montoro”.

“Lo más grave de las declaraciones de Montoro es que marcan el camino de lo que el PP sería capaz de hacer si tuviera responsabilidades de Gobierno”, ha continuado Cuesta. El PP “defendería el principio de la presunción de culpabilidad y pondría en marcha un Estado inquisitorial”, sentenció.

Para Cuesta son preocupantes las declaraciones de los dirigentes del PP. “Lo grave de lo que está ocurriendo en España con los dirigentes del PP es su manifiesta irresponsabilidad a la hora de abordar con rigor y determinación la lucha contra la corrupción política”, ha afirmado en este sentido. “Detrás de la corrupción política hay crimen organizado y esa corrupción cuando salpica a tantos militantes y cualificados dirigentes, así como a responsables institucionales del PP, supone un grave problema para la democracia”.

El peligro del crimen organizado

Para el presidente de la Comisión de Justicia, “el peligro del sistema democrático es que el crimen organizado extienda sus tentáculos a estructuras políticas. Por ello la obligación del PSOE, del Gobierno y del PP es luchar contra el terrorismo y también contra el crimen organizado, el blanqueo, la criminalidad fiscal y la corrupción”. Rajoy, Cospedal y Montoro “no deben de olvidar la gravedad de la situación por la que pasan algunos responsables políticos de su partido y la necesidad de desmarcarse y de depurar responsabilidades”, ha advertido.

Por último, Cuesta ha manifestado que “frente a la delicuencia de cuello blanco y el crimen organizado parece que el PP mira para otro lado, mientras el Gobierno lo combate con decisión”.

 

(Nota difundida el 7 de agosto de 2009)