De la Vega avisa a los obispos de que "el terrorismo debe quedar fuera de los intereses partidarios"

Señala las coincidencias "evidentes" entre el PP y la jerarquía eclesiástica y recuerda la posición de "autonomía y respeto" mantenida por el Gobierno

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó hoy que el Gobierno "echa de menos" en la nota de los obispos dada a conocer ayer de cara a las elecciones generales de marzo, "expresiones como concordia y convivencia" y les avisó que el terrorismo "debe quedar fuera de los intereses partidarios".



En rueda de prensa, posterior al Consejo de Ministros, De la Vega aseguró que pese a que el Gobierno tiene un "respeto total a la libertad de expresión de los obispos españoles", en la lucha contra el terrorismo "no debe haber más voluntad que ponerle límite sin caer en la tentación de instrumentalizarlo".



Asimismo, apuntó que las "coincidencias" entre el PP y la jerarquía eclesiástica "son evidentes" pero que "corresponderá preguntarle al PP si tiene alguna influencia sobre la Iglesia Católica" o viceversa. "No me corresponde a mí hacer este juicio de valor", apostilló.



En la misma línea, afirmó que así como al Gobierno "lo juzgan los ciudadanos, corresponde a las fieles valorar las actuaciones del gobierno de la Iglesia". Por tanto, añadió, "corresponde a los fieles decidir si es tarea de los obispos hacer valoraciones políticas o apoyar directa o indirectamente unas opciones políticas u otras".



AUTONOMÍA Y RESPETO



"El Gobierno se debe a los intereses de los ciudadanos y las autoridades religiosas se deben a sus fieles. Los ámbitos de actuación son diferentes", insistió la vicepresidenta, al tiempo que recordó que el Gobierno ha mantenido "durante toda la legislatura una posición de autonomía y respeto" con la Iglesia dentro de la "aconfesionalidad del Estado" que establece la Constitución.



Asimismo, negó que el Gobierno haya cedido ante los obispos "en los valores y compromisos adquiridos con los ciudadanos". "Ha habido acuerdos y desacuerdos con la Iglesia", señaló de la Vega, quien destacó, entre los logros, el nuevo modelo de financiación y, entre los desencuentros, la asignatura de Religión que "no es computable en los currículos" y la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía.



Por último, De la Vega reconoció que ayer mantuvo una conversación telefónica privada con el presidente de la Conferencia Episcopal Española y obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, en la que le transmitió la posición del Gobierno en los mismos términos de la rueda de prensa de hoy.