Decálogo del Partido Socialista sobre agua y cooperación

En el Día Mundial del Medio Ambiente, desde el PSOE creemos importante recordar nuestros compromisos en materia de agua, saneamiento y cooperación.

El acceso al agua y garantizar la preservación de los recursos de sus ecosistemas asociados, son premisas fundamentales para lograr el desarrollo sostenible. La lucha contra la pobreza, el hambre, la mortalidad infantil y la igualdad de género no son posibles sin hacer frente a este desafío.

Facilitar el acceso a fuentes de agua potable, así como a un saneamiento adecuado es imprescindible para el desarrollo de los países y la salud de sus habitantes.

Es un problema que cuenta con marcadas desigualdades: entre los países ricos y los países pobres, entre las zonas urbanas y las rurales. Mientras que en los países desarrollados el 99% de la población tiene acceso a fuentes de agua segura y al saneamiento, cuando hablamos de los países más empobrecidos las cifras bajan a un 60% y un 38% respectivamente. En las zonas rurales 2.000 millones de personas no tienen acceso al saneamiento.

Naciones Unidas ha alertado en repetidas ocasiones sobre esta situación. Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio apuesta por garantizar la sostenibilidad medio ambiental, reducir a la mitad para 2015 el porcentaje de personas que no disponen de acceso sostenible al agua potable o no pueden costeársela.

España quiere contribuir directamente a la consecución de estos objetivos. Por ello, tal como el PSOE llevaba en su programa electoral, el Consejo de Ministros ha aprobado un real Decreto por el que se crea la Oficina del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento, impulsando así el acceso al agua y saneamiento como elementos indispensables para el desarrollo social y el bienestar humano.

Esta iniciativa, que tiene el respaldo de Naciones Unidas, cuenta con 1.500 millones de dólares para el cuatrienio 2008–2012.

Desde el Partido Socialista creemos que la gestión sostenible del agua es un reto global y un desafío moral, y por ello apostamos por:

1. Favorecer la gestión integral del agua incluyendo la incorporación de medidas de adaptación a escenarios de cambio climático, la protección de recursos hídricos y la gestión de éstos con criterios de sostenibilidad medioambiental.

2. Reforzar el sistema institucional de los países para una adecuada gestión del agua, que favorezca una gestión pública, transparente y participativa del recurso.

3. Garantizar la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales ligados a ecosistemas acuáticos.

4. Garantizar el acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento para los más desfavorecidos por causa de la escasez de este recurso con el fin favorecer sus condiciones de salud y bienestar.

5. Invertir en la construcción y mejora de infraestructuras tanto hidrológicas como de saneamiento para lograr un aprovechamiento sostenible de los recursos.

6. Desarrollar políticas de I+D+i que permitan implantar la tecnología necesaria en estos países para la mejora de los sistemas de abastecimiento, depuración o reutilización del agua.

7. Apoyar y formar a los distintos colectivos (campesinos, indígenas, jóvenes, mujeres, etc.) en capacidades específicas para una gestión eficiente del agua.

8. Sensibilizar a la población de la importancia del aprovechamiento eficiente de este recurso, así como de los servicios de saneamiento.

9. Luchar contra las desigualdades existentes entre los ámbitos urbano y rural en materia de acceso al agua potable y los servicios ...