Declaración de Pedro Sánchez ante la decisión del Parlamento de Cataluña

 

Buenos días a todos y a todas. Queríamos hacer una comparecencia para valorar la decisión del Parlamento de Cataluña hecha y conocida esta mañana. La decisión del Parlamento de Cataluña aprobada esta mañana por Junts pel Sí y la CUP de incorporar al orden del día, y aprobar las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente, con unas decisiones de extraordinaria gravedad.

 

Es una decisión que desoye, a conciencia, los pronunciamientos reiterados del Tribunal Constitucional. Una decisión que supone un abierto desafío a su autoridad y a sus competencias constitucionales, sobre cuyas consecuencias el propio Tribunal Constitucional advirtió en su reciente Auto del pasado 19 de julio.

 

Los Grupos políticos que han aprobado las conclusiones carecen de toda facultad que les habilite para adoptar decisiones que contravengan la Constitución y las leyes. Nadie tiene derecho a situar al Parlamento de Cataluña, que es de todos los catalanes y catalanas, fuera de la ley. Y estas decisiones violan la Constitución y el propio Estatuto de Cataluña.

 

No hay democracia sin Ley y sin respeto a la Ley. La Ley, y singularmente la Constitución española, obligan y vinculan a todos los poderes del Estado, incluidos los que encarnan el autogobierno de Cataluña.

 

En una democracia, el cumplimiento de la Ley no puede quedar a la elección de cada ciudadano o ciudadana o de cada responsable público. No hay legalidad selectiva: toda ella exige su cumplimiento. Un cumplimiento que alcanza, en idénticos términos, a las resoluciones del Tribunal Constitucional. Nadie puede amparar estos hechos.

 

He hablado con el presidente del gobierno en funciones, y le he trasladado el apoyo del Partido Socialista a la exigencia de cumplimiento de nuestra legalidad. Y le he instado a tomar la iniciativa para impulsar una solución política para la sociedad catalana y la sociedad española. También en ello tendrá el apoyo del Partido Socialista.

 

La decisión del Parlamento de Cataluña constituye, por lo demás, un grave error político. No va a ninguna parte, salvo a la quiebra de la convivencia y la división de la sociedad catalana. Y eso perjudica al conjunto de España y en especial a Cataluña, a sus instituciones y a la ciudadanía catalana.

 

Es un error político que tampoco favorece la búsqueda de un necesario acuerdo. Obrando así, Junts pel Sí y la CUP obstaculizan y dificultan cualquier iniciativa destinada a hacer frente a los problemas de Cataluña y también del conjunto de la sociedad española.

 

Los socialistas instamos a todos los grupos políticos a reconstruir los puentes del diálogo y la fraternidad en la búsqueda de una solución política. Una solución que, a nuestro juicio, debe llevar al restablecimiento del dialogo normal entre el gobierno de la Generalitat de Cataluña y el Gobierno de España, y también a la renovación de nuestro pacto constitucional, que permita culminar el modelo territorial del Estado de acuerdo con una perspectiva federal, que venimos defendiendo los socialistas desde hace años. Reforma que será refrendada también por el conjunto de la sociedad catalana y por el conjunto de la sociedad española.

 

Para el Partido Socialista ésta debe ser una de las tareas irrenunciables que, entre todos, abordemos en la nueva Legislatura y uno de los compromisos ineludibles que debe adquirir el nuevo Gobierno para su impulso. Si así lo hacemos, podremos, catalanes y el conjunto de españoles, culminar el esfuerzo de reencuentro y entendimiento en el que los socialistas seguimos empeñados.

 

Nada más y muchas gracias.