Discurso del Presidente del Gobierno en la Cumbre de la Unión Africana

Intervención íntegra de Zapatero

Señor Presidente de la Unión Africana, señor Secretario General de Naciones Unidas, señores Jefes de Estado y de Gobierno, señor Secretario General de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, señor Presidente del Banco Mundial, señor Presidente de la Comisión de la Unión Africana, señoras y señores,

Deseo expresar, en primer lugar, mi gran satisfacción y mi profundo honor por poder compartir con todos ustedes esta Asamblea General de la Unión Africana y, a través de mi presencia aquí, poderme dirigir a todos los ciudadanos de África como Presidente del Gobierno de España, del país europeo que está más cerca del continente africano, y como Presidente rotatorio de la Unión Europea, del continente que desea estar cada día más cerca de África y trabajar conjuntamente con África en una posición de igual a igual.

Señor Presidente,

Permítame que mis primeras palabras expresen algunas de mis convicciones personales más profundas y algunos de mis ideales. Deseo hacerlo ante todos los líderes de todo este continente, de África. Siempre he pensado que es la libertad lo que nos hace verdaderos y no la verdad lo que nos hace libres, siempre he pensado que la condición más humana en nuestras vidas es la libertad. Sin libertad no hay nada, sin libertad no hay condición humana.

Por ello, desde que he tenido uso de razón y capacidad de pensar y conocer la Historia, he tenido un sentimiento de rabia y de desafecto con la condición humana al conocer y saber que están en nuestra memoria episodios tan aberrantes como la esclavitud que sufrió el pueblo africano. He compartido con mi amigo Wade, el Presidente de Senegal, una reflexión sobre esa historia trágica; con mi amigo el Presidente de Senegal, el Presidente Wade. Y deseo desde aquí hacer una proclamación en defensa de la memoria y de condena de la indignidad de la esclavitud que sufrió, ante todo, el pueblo de África en un episodio nefasto de la historia de la Humanidad.

Por ello, la libertad y la fuerza de la democracia han de ser el objetivo y el afán permanente de todos los africanos, de sus Gobiernos, de su sociedad civil y de la Unión Africana. La Unión Africana es la garantía para avanzar en la democracia, en la paz y en la libertad en todo el continente africano; un avance que exige fortalecer y extender el pluralismo político y social; un avance de la paz, de la libertad y de la democracia, que exige luchar contra la corrupción; un avance de la paz, de la libertad y de la democracia que exige el compromiso con los derechos humanos, la erradicación de la pena de muerte y la erradicación de la tortura. De ahí que quiera expresar mi apoyo a las recientes iniciativas de países como Togo o Benin que se han sumado al esfuerzo por terminar con la pena de muerte.

Es la democracia y la libertad lo que fortalece la estabilidad y la paz, y deseo expresar mi dolor por el sufrimiento del pueblo de Sudán, de Darfur, de la región de los Grandes Lagos, y el apoyo, señor Secretario General, a la Agenda de la Unión Africana para la Paz y la Seguridad en África, que comparte con Naciones Unidas; un apoyo que España traduce en compromisos: un compromiso de más de 45 millones de dólares para esa Agenda de la Seguridad a compartir con la Unión Africana, en la búsqueda de llevar la estabilidad y la tranquilidad a aquellos países de este continente que han sufrido de una manera particular.

Agradezco, asimismo, a la Unión Africana que se haya sumado al Grupo de ...