Educación recurrirá la orden de la Comunidad Valenciana y reitera que es obligatoria para el título de Secundaria

Eva Almunia insta a Rajoy a "poner orden" entre sus barones autonómicos para que cumplan la Ley

La secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, anunció que el Ministerio recurrirá la orden sobre Educación para la ciudadanía (EpC) anunciada por la Comunidad Valenciana y advirtió que los alumnos que no asistan a clase "difícilmente obtendrán el título de Educación Secundaria Obligatoria (ESO)".



La citada orden establece que la materia se impartirá en inglés en esta región y que los alumnos de secundaria podrán acogerse a la realización de un trabajo de periodicidad trimestral en esa misma lengua.



La secretaria de Estado tildó este decreto de "ocurrencia", y apuntó que el Gobierno está "dispuesto a debatir" con las comunidades autónomas del PP sobre ideas o propuestas que "puedan ser útiles para las familias", pero no sobre iniciativas como ésta. "Siempre estaremos dispuestos hablar, pero nunca para abordar ocurrencias", sentenció.



En esta línea, instó al presidente del PP, Mariano Rajoy, a "poner orden entre sus barones autonómicos", para que cumplan con la Ley Orgánica de Educación (LOE), que, a su juicio, "deja claras cuáles son las consecuencias que tiene no acatarla". Asimismo, aseguró que la polémica suscitada en torno a esta materia es "política" y no educativa, ya que se ha desarrollado este curso 2007-2008 en varias regiones "sin conflictos en los centros educativos".



"La mejor respuesta que pueden tener los dirigentes del PP es que se fijen en esas comunidades para ver como se han formado nuestros jóvenes y como se ha desarrollado la asignatura", añadió.



En relación a una posible negociación sobre los contenidos "ideológicos" de la materia, Almunia manifestó que "nadie del PP" les ha dicho "qué es lo que quieren quitar". "Todavía no hemos escuchado qué es lo que no les gusta de esta asignatura; hablan siempre de matices, pero no sabemos a qué se refieren", reiteró.



Respecto a la creación de un posible registro nacional de objetores de conciencia frente a la asignatura, aseguró que, <em>a priori</em>, éste "no sirve para nada" y que "no tiene ningún sentido como tal". Sin embargo, advirtió que desde el ministerio "estarán muy atentos" ante cualquier tipo de ordenación que las comunidades del PP le quieran dar a esta iniciativa.



Por último, insistió en que "las leyes están para cumplirlas y que para cambiarlas necesitan de una mayoría parlamentaria".