El Congreso aprueba el informe del Pacto de Toledo que admite retrasar de forma "flexible" y "progresiva" la edad de jubilación

Valeriano Gómez destaca que la Cámara avala las propuestas que ha planteado el Gobierno a los agentes sociales_x000D_

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó este martes las recomendaciones del Pacto de Toledo sobre la reforma de las pensiones por amplía mayoría, lo que para el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, supone que la Cámara baja avala las propuestas que ha planteado el Gobierno a los agentes sociales.

El Pleno aprobó las veintiuna recomendaciones por 334 votos a favor, 10 en contra y dos abstenciones.

Al texto de las recomendaciones se ha incorporado un voto particular de CiU, pactado con el PSOE, en el que se afirma que cualquier modificación de la edad legal de jubilación debe ser "progresiva" y no "homogénea y forzosa".

Además, se ha incluido a las recomendaciones del Pacto de Toledo otro voto particular conjunto del PSOE, PP, CiU, PNV, ERC-IU-ICV y Grupo Mixto, en el que se defiende el mantenimiento y mejora del sistema público de pensiones basado en el reparto y la solidaridad.

Según Gómez, el Congreso ha respaldado la propuesta del Gobierno sobre pensiones en un contexto de "gradualidad" y "flexibilidad".

Al respecto, explicó que la reforma será flexible para los cotizantes con carreras de cotización largas o para aquellos trabajadores con trabajos penosos.

Además, se hará de forma gradual, para que no aborde los cambios de un día para otro, sino con un tiempo "suficientemente largo" de transición, añadió.

En cuanto a la evolución de las reuniones con los agentes sociales, el ministro afirmó que en los próximos días las negociaciones se desarrollarán de forma "especialmente intensa" y que podrían alargarse más allá del viernes, cuando el Gobierno tiene previsto aprobar su propuesta de reforma de pensiones.

Según explicó Gómez, el plazo del viernes se podría superar debido a que el pacto no sólo gira sobre pensiones, sino sobre las políticas activas de empleo, el desarrollo de la reforma laboral, la reforma de los convenios colectivos, además de las políticas energética e industrial. No obstante, resaltó que el acuerdo de hoy en el Congreso afectará "positivamente" en las negociaciones con los agentes sociales, porque el nivel de consenso es alto en los principales ejes de la reforma.

El Gobierno, la patronal y los sindicatos se han vuelto a reunir hoy con la intención de apurar al máximo las negociaciones.

Entretanto, el coordinador del PSOE en la negociación de pensiones, Jesús Caldera, admitió que todavía ve difícil el consenso por el alargamiento de la edad de jubilación a los 67 años, pero, precisó, que todavía hay tiempo para el acuerdo con los sindicatos y que no van a "tirar la toalla".

En su estreno en la tribuna como portavoz socialista en materia de pensiones, Jesús Caldera, ha remarcado que en los próximos 35 años el sistema de pensiones dará entrada a 22 millones con una media de supervivencia de 24 años, el doble de lo anotado en los 35 años anteriores, lo que justifica las reformas para garantizar la sostenibilidad de las pensiones.

En este sentido, ha recordado que la anterior reforma, que se hizo cuando él mismo ocupa la cartera de Trabajo, ya plantean incentivar el retraso voluntario de la jubilación, pero sólo se han acogido a esta posibilidad el 3% de los potenciales beneficiarios.

"Por eso creemos que hay que ir más allá".

Caldera insistió en que las reformas adecuadas y a tiempo no recortan derechos, sino que los consolidan.