El Congreso aprueba la Ley de Economía Sostenible

Salgado asegura que impulsará la recuperación económica a corto plazo y una "nueva etapa de crecimiento y creación de empleo de calidad" a medio plazo

(Agencias)

El Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado, con los votos en contra de PSOE, PNV y Coalición Canaria, las cinco enmiendas de totalidad que defendían PP, CiU, IU-ICV, BNG y UPyD, formaciones que rechazan el texto por considerarlo "claramente insuficiente", "caducado" e incluso "infumable".

La votación de totalidad de la Ley, que llega cinco meses después de que la ley se registrase en el Congreso, se resolvió con 176 votos contra la devolución del texto y 169 a favor de ella, sin ninguna abstención, y gracias al único apoyo de las dos formaciones que centran los esfuerzos negociadores del Gobierno de cara a los Presupuestos para 2011.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha defendido que la norma es una "pieza más" para introducir reformas estructurales nuevas, dentro de la estrategia del Gobierno para superar la crisis y preparar la economía para impulsar la recuperación a corto plazo y una "nueva etapa de crecimiento y creación de empleo de calidad" a medio plazo.

"El Gobierno está convencido, no sólo de la importancia de sus contenido, sino de la importancia de que cuente con el más amplio apoyo posible", ha asegurado Salgado, quien ha invitado a los grupos a explorar "todos los posibles márgenes de acuerdo", con el único límite del techo de gasto y la consolidación fiscal.

La portavoz económica del Grupo Socialista, Marta Gastón, ha acusado a los grupos que pedían la devolución de buscar una mera "excusa" sin que en el fondo rechacen --a juzgar por el alto número de enmiendas parciales que han presentado-- una norma que "sin ser la panacea" contra la crisis, sí sienta las bases de la estrategia de recuperación.

TRAMITACIÓN

En noviembre de 2009, el Gobierno aprobó el anteproyecto de la futura Ley de Economía Sostenible, con el que quería reconducir la economía con reformas en los organismos reguladores, los mercados financieros, la contratación pública y privada, la desgravación por vivienda y la creación de empresas.

Con esta ley, el Ejecutivo pretende que las empresas y los agentes económicos orienten su actividad hacia sectores con potencial de crecimiento a largo plazo, generadores de empleo y sostenibles.

Uno de los principales objetivos que se marcó esta ley fue establecer principios de buena regulación económica para crear un marco normativo estable con bajo nivel de cargas administrativas.

Por ello, el Gobierno planteó limitar la composición de los organismos reguladores -Comisión Nacional de la Energía (CNE), Comisión del Mercado de las telecomunicaciones (CMT) y Comisión Nacional de la Competencia (CNC)- a un presidente y cuatro consejeros.

También propuso que las sociedades cotizadas estén obligadas a poner a disposición de los accionistas las retribuciones de los consejeros y que se voten en la Junta General.

Además de otras cuestiones, en materia fiscal se anunció la deducción en el Impuesto sobre Sociedades para las actividades de Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) y en vivienda, la limitación, a partir de 2011, de la deducción por compra a las rentas inferiores a 24.107,20 euros