El Congreso aprueba la "Ley Ómnibus”

Economía dice que los taxistas no están descontentos y que hay un malentendido

El Pleno del Congreso aprobó este jueves la llamada "Ley Ómnibus", con la inclusión de lo referente al sector del taxi, que modifica 47 leyes estatales de sectores como el de la energía, el transporte, las comunicaciones, la agricultura o la sanidad y pretende liberalizar el sector servicios.

La Ley Ómnibus tiene por objetivo impulsar la creación de empresas, la competencia y la internacionalización de las pymes en el sector servicios, que representa el 66% del PIB y del empleo en España.

La nueva normativa supondrá la modificación de 116 decretos leyes y normas autonómicas y municipales y eliminará 16 regímenes de autorización previa, otros 32 los sustituirá por comunicaciones previas, y suprimirá 111 requisitos.

La diputada del PSOE Mª Antonia Trujillo destacó que es una norma muy compleja, pero muy rigurosa y ambiciosa, y criticó que el PP pida, según los casos, liberalizar o privatizar, a lo que añadió que no se puede ser "liberal de cintura para arriba y paternalista de cintura para abajo".

 

ECONOMÍA DICE QUE TAXISTAS NO ESTÁN DESCONTENTOS Y QUE HAY UN MALENTENDIDO

Por su parte, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, afirmó, tras la aprobación de la Ley Ómnibus, que varias patronales del taxi están de acuerdo con esta Ley, por lo que señaló que no es cierto que los taxistas estén bastante descontentos y que lo que ha habido es un malentendido en el contenido de la Ley.

Así se expresó Campa tras aprobarse definitivamente en el Congreso la Ley Ómnibus, cuya norma relacionada con el taxi ha provocado que este jueves sus profesionales se manifestaran por considerar que liberalizará el sector con un sistema paralelo "como el que hay en África y Sudamérica" y dificultará un servicio "de calidad como el europeo".

Campa incidió en que el Gobierno se ha reunido con varias patronales del taxi que les han mostrado su conformidad con la Ley y resaltó que ya en su tramitación en el Senado se suprimió una parte del artículo 21 que podía generar confusión entre los taxistas.

Según Campa, las líneas eliminadas decían que el ejercicio de las actividades de vehículos con conductor se podía hacer en cualquier parte del territorio independientemente de donde se recogieran o dejaran a los clientes, algo que, añadió Campa, era contradictorio con la normativa.

El secretario de Estado recordó que la directiva comunitaria obliga a desligar la norma del alquiler de vehículos con conductor y sin él, y subrayó que en ningún caso la Ley tiene algún aspecto de regulación del sector, que es competencia de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos.

Campa consideró que el malestar de los taxistas se debe a que se trata de una norma muy compleja, difícil de entender y que no se ha explicado convenientemente.

Asimismo, mostró su satisfacción por la aprobación de la Ley Ómnibus, que "hace un esfuerzo muy grande en la liberalización de los servicios y que será un gran elemento dinamizador de la economía".