El Congreso aprueba la nueva ley con el apoyo de 184 diputados de ocho partidos

Carmen Montón: "Hoy me siento orgullosa de vivir en este tiempo y en este país, con un Gobierno comprometido con la igualdad"

El Congreso de los Diputados aprobó este jueves con el respaldo de 184 de los 350 diputados de la Cámara -ocho por encima de la mayoría absoluta requerida- el proyecto de Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que ahora será enviado al Senado.

El texto fue apoyado por el PSOE, PNV, ERC-IU-ICV, BNG y Na-Bai y dos diputados de Convergencia (CDC-CIU), que tiene libertad de voto. Por el contrario, el proyecto no contó con el voto favorable del PP, Coalición Canaria, los cuatro de Unió (UDC-CiU), tres de Convergencia, UPN y UPyD, que sumaron 158 votos. La diputada restante de Convergencia, Inmaculada Riera, fue la única abstención. El diputado del PP José Madero votó, por error, a favor de la nueva ley.

En la votación no estuvo presente el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que hoy viajaba a Copenhague para asistir a la cumbre sobre cambio climático. Durante el debate en el Pleno, la diputada socialista Carmen Montón comenzó su intervención diciendo que "los avances sociales nunca han sido fáciles y menos los que conciernen a los derechos de las mujeres". "Hoy me siento orgullosa de vivir en este tiempo y en este país, con un Gobierno comprometido con la igualdad", agregó.

Montón destacó que esta ley respeta "el derecho de la mujer a decidir sobre su maternidad" y da cumplimiento a "una histórica reivindicación de tantas feministas" y defendió que el objetivo de la norma es "que sean menos las mujeres que abortan y que las que lo hagan sea con más información, con más garantías y con más seguridad".

Sobre las menores, la diputada del PSOE subrayó que "la capacidad de decir radica única y exclusivamente" en las chicas de 16 y 17 años y añadió que la norma "no prohíbe que informen a sus padres" y tampoco impide que se les ayude a "conformar su decisión". "Cuando la joven alegue un conflicto podrá prescindir de informar a su entorno, para que no se limite su decisión o se la aboque a un circuito de clandestinidad", explicó.

"Con más represión y con más Código Penal --dijo al PP--, no conseguiremos menos abortos, sino más sufrimiento. Y con menos educación y menos acceso a métodos anticonceptivos no conseguiremos abstinencia y castidad, sino más riesgo y más embarazos no deseados. Una vez que aprobamos estas leyes, ustedes también son protagonistas del ejercicio de estos derechos", apostilló.