El Congreso aprueba la reforma de las pensiones

La reforma, que ahora se envía al Senado para proseguir su tramitación, entrará en vigor el 1 de enero de 2013 y se aplicará de forma paulatina en un periodo transitorio de 15 años

La Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso de los Diputados ha aprobado, con competencia legislativa plena, el proyecto de Ley sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social.

El dictamen de la Comisión contó con los votos favorables de PSOE y CiU, mientras que el PNV se abstuvo, y el PP, ER-IU-ICV y el Grupo Mixto votaron en contra. En concreto, hubo 19 votos a favor, 18 en contra y una abstención.

La reforma, a la que se han introducido enmiendas durante su tramitación parlamentaria, incrementa progresivamente la edad de jubilación hasta los 67 años, aunque mantiene la posibilidad de retiro a los 65 años con el 100% de la pensión cuando se acredite un periodo de cotización superior a 38 años y seis meses (cuantía que se incrementará también paulatinamente desde los 35 años actuales).

También aumenta el periodo de cómputo utilizado para el cálculo de la cuantía de la pensión de los 15 años actuales a 25 años, y se incrementan de 35 a 37 años el tiempo de cotización necesario para acceder al 100% de la pensión.

La reforma, que ahora se envía al Senado para proseguir su tramitación, entrará en vigor el 1 de enero de 2013 y se aplicará de forma paulatina en un periodo transitorio de 15 años, que culminará en 2027.

A partir de esa fecha, cada cinco años se revisarán los parámetros del sistema por las diferencias de la evolución de la esperanza de vida.

Enmiendas

Entre las novedades que se han introducido durante la tramitación parlamentaria a través de enmiendas de los grupos se encuentra la mejora de la pensión de viudedad, subiendo la base reguladora del 52% actual hasta el 60%, gracias a un acuerdo de CiU y el PSOE.

También se mejora la de orfandad que la podrán percibir de forma general hasta los 21 años (cuando ahora está en los 18 años) y hasta los 25 años si es el único sustento.

Además, con el fin de impulsar el fomento de la natalidad, se incrementará el periodo extra cotizado por cada hijo, para uno de los padres, de forma gradual, hasta el año 2018, de los 112 días por hijo actuales a los 270 días.

En la tramitación también se ha introducido que las grandes empresas con beneficios asuman el coste de las prejubilaciones de mayores de 50 años, con aportaciones al Tesoro, en el marco de los expedientes de regulación de empleo que realicen.

Por otra parte, las personas que tengan una discapacidad superior al 45% podrán jubilarse a los 56 años, dos años antes de lo que establecía la reforma de las pensiones.

También se ha acordado la integración del Régimen Especial de Empleadas de Hogar dentro del Régimen General a partir del 1 de enero de 2012.

“Reforma imprescindible”

Isabel López i Chamosa fue la encargada de defender por parte del PSOE la reforma de las pensiones, y destacó el “amplio” proceso de debate. Además, la diputada socialista consideró que “vamos en la dirección adecuada”, y quiso dejar claro que no afecta a los pensionistas actuales.

López i Chamosa llamó a la responsabilidad de los grupos, sobre todo del PP, porque la reforma “no se merece el voto en contra” de un partido que aspira a gobernar en España.