El Congreso aprueba una iniciativa socialista para proteger y promocionar la música y danza tradicionales

Cándida Martínez señala que “la pluralidad de sus manifestaciones artísticas convierten este patrimonio cultural en uno de los más diversos y ricos conocidos de nuestro entorno”

La Comisión de Cultura del Congreso ha aprobado este martes una Proposición no de Ley del Grupo Parlamentario Socialista, defendida por la portavoz de educación Cándida Martínez, para proteger y promocionar la música y danza tradicionales de nuestro país “como parte importantísima de nuestro patrimonio inmaterial”. La iniciativa contempla acciones para documentar, investigar, preservar, proteger, promover, poner en valor y revitalizar este patrimonio en sus distintos aspectos.

En su intervención, la portavoz socialista ha destacado que “la pluralidad de sus manifestaciones artísticas convierten este patrimonio cultural en uno de los más diversos y ricos conocidos de nuestro entorno, y cuenta con un notable arraigo popular”. Según ha explicado, hay más de mil doscientas agrupaciones de folklore, agrupadas en Federaciones, en las que participan más de cuarenta mil jóvenes. A los festivales nacionales e internacionales anuales asisten más de dos millones de personas. Todo ello prueba, a su juicio, el meritorio trabajo realizado por las Agrupaciones y Federaciones y por muchos “maestros” y “maestras” que, sin título oficial, son auténticos virtuosos en su materia.

Según Cándida Martínez, “los efectos favorables de estas actividades van más allá de su importante contribución al rescate y mantenimiento de este patrimonio, pues inculcan valores estéticos y culturales, fomentan el diálogo intercultural e intergeneracional y promueven un mayor entendimiento entre los jóvenes favoreciendo la cultura de paz. Ayudan, igualmente, a dinamizar cultural y económicamente a pequeños núcleos rurales, sin olvidar la importante línea de investigación, documentación y divulgación que, en torno a este rico patrimonio, realizan Universidades y otros centros y entidades”.

Por ello, considera que “el gran valor patrimonial que atesoran estos bailes y danzas en el conjunto de España precisa de un impulso mayor tal como se produce en otros países de nuestro entorno, y en consonancia con las Convenciones de la UNESCO sobre la salvaguarda del patrimonio inmaterial, y con las recomendaciones del Parlamento Europeo”.