El Congreso recuerda a las víctimas del terrorismo que "no están solas"

El 27 de junio será a partir de hoy el Día de las Víctimas del terrorismo

El pleno del Congreso ha guardado hoy un minuto de silencio en recuerdo a los atentados del 11-M y a todas las víctimas del terrorismo, a las que ha recordado que no están solas.

Los diputados han homenajeado a las víctimas con la lectura de una declaración institucional por parte del presidente de la Cámara, José Bono, en la que se afirma que a partir de este año cada 27 de junio se conmemorará el Día de las Víctimas del Terrorismo, tal y como había aprobado por asentimiento el pleno minutos antes.

El homenaje ha contado con la presencia, en la parte inferior del hemiciclo, de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, todos ellos sentados en unas sillas delante de los escaños de los miembros del Gobierno.

También se encontraban en el homenaje el presidente del Senado, Javier Rojo, sentado junto a Bono en la Presidencia, así como el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, sus tres vicepresidentes, y prácticamente todos los ministros, ocupando sus escaños habituales del hemiciclo.

"No estáis solos, recordamos y sufrimos con vosotros", asegura la declaración leída por Bono, en la que se añade que el dolor por una muerte cercana "no solamente es un sentimiento íntimo, personal y exclusivo", sino que debe ser también "un sentimiento colectivo, un deber cívico, una reafirmación de dignidad frente a la indignidad de quienes matan y frente al fanatismo".

Por eso, y no con el fin de remover recuerdos desagradables, sino para que los afectados sepan que en el corazón de los españoles "sigue abierta aquella herida", el Congreso ha decidido declarar el 27 de junio como Día de las Víctimas del Terrorismo.

Una fecha que ha sido acordada con la unanimidad de todas las asociaciones de víctimas para recordar que el 27 de junio de 1960, hace ya medio siglo, ETA asesinó por primera vez, y su víctima fue una niña de 22 meses, Begoña Urroz, un hecho que pone de relieve "la vileza y la inmoralidad" de la banda terrorista.

Recordar a quienes sufrieron la violencia terrorista, según la declaración, "nos salva y protege de un segundo crimen, que sería el del olvido".

Cada 27 de junio a partir de este año, por tanto, el Parlamento no será "campo de confrontación", sino un lugar donde todos los grupos compartan "el recuerdo, el dolor y el respeto frente a la belleza de la vida.

Bono ha señalado, mientras leía el texto institucional, que el terror surge "cuando la violencia se alía con el fanatismo, cuando emerge el subproducto humano que se niega a aceptar que todos somos radicalmente iguales, que no hay pueblos elegidos por ningún dios, ni raza superior".

"No hay terrorista bueno ni pueblo que sea digno si ese pueblo es capar de convivir y acoger a esa maldita especie", agrega la declaración, que también resalta la "mirada sin rencor" de las víctimas y confía en que esa actitud "nos ayude a todos a encontrar el camino" para acabar con los terroristas.

La declaración subraya que cuando está en juego el valor supremo de la vida "lo que nos une a los políticos es mucho más que lo que nos separa; no hay ni izquierdas ni derechas que valgan en la unidad contra el terror, y desde aquí os prometemos a todos que estamos juntos hasta vencerlo"...